Inicio Historias Reales Aventura Héroe del acuatizaje

Héroe del acuatizaje

368
0

Los momentos vividos a bordo del vuelo 1549 de US Airways mientras el avión caía en el río Hudson.

Viajo 160.000 kilómetros por año, así que paso mucho tiempo en el aire. Por lo general salgo a la tarde, una vez que he concluido mi trabajo como gerente de ventas en la empresa Oracle. El 15 de enero pasado, yo tenía una reserva para un vuelo de las 5 de la tarde de Nueva York a Charlotte, Carolina del Norte; pero como ese día terminé hacia las 11:30 de la mañana, llamé a mi agente de viajes para que me consiguiera un lugar en el vuelo de las 3:25 de la tarde: el 1549 de US Airways. Al cabo de una hora y media, estaría en tierra nuevamente, y dos horas después, vería a mi esposa y a mis hijos. Llevábamos unos 90 segundos en el aire cuando falló el motor izquierdo. Yo iba de ese lado. Oí una explosión y luego vi llamas por la ventanilla. No me di cuenta de que habíamos perdido los dos motores… y toda la potencia.

Publicidad

Se hizo un silencio sepulcral. Los pasajeros nos mirábamos sin saber qué hacer. Pasamos por encima de algo; alguien me dijo más tarde que había sido el puente George Washington. Por la ventanilla vi cómo nos acercábamos al agua y a los rascacielos de Nueva York. Pensé: El piloto quizá tenga que hacer un acuatizaje forzoso en el río Hudson. Unos 30 segundos después anunció: “Prepárense para el impacto”. Miré a mi alrededor: algunas personas se habían entrelazado de los brazos; otras estaban agachadas. La gente se puso a rezar mientras el avión se caía.

Apoyé las manos con fuerza en el asiento de adelante y empecé a rezar también. Diez segundos después, chocamos con el agua.

Estoy vivo, pensé. Tengo que salir de aquí. Todos los demás pensaban lo mismo. Casi de inmediato el agua nos llegó a los tobillos. Me coloqué junto a la salida para ayudar a otros a saltar al ala. Quería asegurarme de que nadie se quedara dentro.

Vi a una mujer que trataba de tomar su valija y su bolso. Le grité que los dejara, pero no me hizo caso. Caminó por el pasillo con ellos y llegó al ala, pero como esta estaba mojada y resbaladiza, al pisarla soltó su equipaje. Recuperé el bolso del agua.

Yo tenía yo un pie dentro del avión y el otro sobre el ala, y apenas podía mantener el equilibrio. La lancha salvavidas inflable del avión estaba casi llena. Las alas estaban repletas de gente que, como yo, luchaba para mantenerse de pie. Una mujer no podía saltar a la lancha porque llevaba en brazos a su bebé, de nueve meses. Tenía miedo de pasárselo a otra persona. Le dije que se lo tirara a las mujeres que se encontraban en la lancha, a poco más de un metro de distancia, pero ella se negaba a soltarlo. La mujer podría resbalar muy fácilmente sobre el ala mientras sostenía al bebé, y si este caía al río helado, seguramente se moriría. Aquella tarde la temperatura en Nueva York era de 11° C bajo cero, y la del agua estaba apenas por encima del punto de congelación. Nadie podría sobrevivir más de 15 minutos en esa agua; sin embargo, la mujer finalmente tiró al niño a los ocupantes de la lancha, y luego ella saltó para ponerse a salvo.

La corriente del río era muy violenta y yo temía que volcara la lancha, así que me agarraba del bote con una mano y del avión con la otra. Unos siete minutos después, llegó un remolcador y la tripulación arrojó una cuerda a la lancha, pero cuando el barco retrocedió para dirigirse a la orilla, golpeó al avión. Hubo un cimbronazo y sentí un chorro de agua helada sobre la espalda. Recordé al Titanic, y cómo se hundió en aguas gélidas. Tengo que bajarme del ala, pensé.

Pronto llegaron más barcos. Salté al agua y traté de nadar hacia ellos, pero no tenía fuerza en las piernas y sólo avancé unos metros. Finalmente, dos hombres me tomaron de los brazos y me subieron a un transbordador.

Alguien me gritó: “¡Tiene que levantarse y caminar! ¡No deje de moverse!” Me puse de pie, pero no tenía equilibrio. Apenas podía mover las piernas y me moría de frío. Aunque ya estaba fuera del agua, sabía que aún podía morir de hipotermia.

Cuando llegamos al muelle, seguía congelado desde la cintura hasta los pies, y mi presión arterial había subido peligrosamente. Más tarde los socorristas me dijeron que la sangre me había pasado de las piernas al corazón y al cerebro, por lo cual había corrido riesgo de sufrir un infarto o un ataque de apoplejía. En el hospital, las enfermeras muy pronto descubrieron que mi temperatura interior era demasiado baja: unos 34,8° C. Me envolvieron en una manta caliente.

Desde el día del accidente, mi familia ha cambiado mucho y para bien. Mi hija mayor, Chelsey, tiene 17 años y a un periodista le dijo: “Me siento más agradecida que nunca de que mi papá viva”. Mi segunda hija, Colleen, de 15 años, se ha acercado a mí más que nunca para decirme que me quiere. Su hermana Courtney, de 11 años, me abraza cada vez que me ve. Mi hijo Chance, de siete años, parece el menos afectado, pero cierta noche, cuando lo llevé a la cama, me preguntó qué era un accidente aéreo.

Creo que la mano de Dios nos protegió a todos. Él me dio el valor que necesitaba para ayudar a otros a salir del avión, y le dio al piloto, Chesley Sullenberger, la fortaleza para realizar un acuatizaje perfecto. Todos los que íbamos a bordo —155 pasajeros y cinco tripulantes— sobrevivimos. Hubo 160 héroes en ese avión, y muchos más en aquellos barcos, porque si todos no hubieran hecho exactamente lo que hicieron en la secuencia precisa, el desenlace habría sido totalmente distinto.

Artículo anteriorSeguridad al volante
Artículo siguienteSalvado por un SMS