Inicio Selecciones 80 Aniversario Febrero de 1970: 4 anécdotas encantadoras contadas por viajeros

Febrero de 1970: 4 anécdotas encantadoras contadas por viajeros

277
0

Antes de internet y las redes sociales, las cosas del día a día de un país o región, en ocasiones ni siquiera tan lejano, solo las conocían los viajeros. 

Cualquier dato era mucho más valorado que hoy. En especial si traía una pizca de humor. La extinta sección De aquí, de allá y de todas partes cumplía con tal misión. Aquí un extracto de Febrero de 1970.

Publicidad

De aquí, de allá y de todas partes

-En Italia se exige a los cazadores tomar un seguro de vida antes de poder sacar licencia para cazar. El saldo de una reciente temporada de caza fue de 80 cazadores muertos y 4.000 heridos… víctimas todos de otros cazadores. -T.I.N.

-Un hotel de Tokio, el Nuevo Otani, afirma que el canto de los pájaros se cuenta “entre los sonidos más apacibles y sedantes del mundo”. Los clientes que están de acuerdo con eso, pueden escuchar aquel canto en una grabación que llega a la radio de su habitación y que pueden sintonizar a su gusto. -AP.

-Un aspecto simpático de la vida tibetana es la forma de despedir a los amigos. Cuando alguien se marcha, sus amigos montan una tienda de campaña pocos kilómetros a las afueras de la ciudad, en la ruta por donde ha de pasar, y allí esperan con un banquete de despedida. -Heinrich Harter, en Seven Years in Tibet.

-Tan Siew Sin, ministro de finanzas de Malasia, en un debate en el Parlamento atacaba un proyecto de ley con que se pretendía reducir los impuestos a quienes tuviesen que sostener más de una esposa. “Una segunda esposa no solo es un lujo patente, sino también un gran placer. Quién esté en condiciones de dárselo, justo es que pague”. -Reuters

Seleccionamos los relatos más entrañables publicados en nuestra querida revista a lo largo de estos 80 años de historia. ¡Conozca más haciendo clic aquí!

Artículo anteriorCómo curar una herida rápidamente en casa
Artículo siguienteDormir mal podría incrementar la soledad y el miedo social