Inicio Vida Cotidiana Consejos Útiles Piel sana, para siempre

Piel sana, para siempre

385
0

Consejos para mantener la piel sana sin necesidad de cirugías ni tratamientos costosos.

A medida que pasan los años, la piel requiere de mayor cuidado ya que va perdiendo brillo y elasticidad. Es que sus proteínas, como colágeno, elastina y fibrina, cambian su estructura y se deterioran. Para mantener la piel sana y bella, sin necesidad de cirugías, existe la medicina antiaging (antienvejecimiento), cuyo principal objetivo es tratar al paciente sano para, mediante la prevención, mantener el equilibrio de sus funciones.

Publicidad

La doctora Graciela Melamed, presidenta de la Sociedad Argentina de Medicina Antiaging, explica: “Es fundamental tomar conciencia de que al médico no hay que visitarlo recién cuando uno se enferma, sino antes. La medicina antiaging se basa en la alimentación saludable, el control del estrés, la actividad física y los suplementos vitamínicos”.

La doctora Melamed brinda algunos consejos para mantener sana la piel:

1- Descanso

Para remediar la piel irritada, prepare un té de manzanilla o camomille, póngalo en la heladera y luego, cuando esté bien frío, embeba algunas gasas en el líquido y colóquelas sobre el rostro durante, por lo menos, cinco minutos.

2- Vitamina C

Algunos antioxidantes como la vitamina C no son sintetizados por el organismo y deben ser incorporados a través de la dieta. La cantidad indicada es un gramo diario y puede ser incorporada a través del kiwi, frutillas, jugo de naranja recién exprimido y arándanos.

3- Cremas

Las cremas con componentes de cobre, oro, uva, chocolate, vino, extracto de caviar o algas, aplicadas a diario permitirán restaurar las estructuras dañadas de una piel envejecida.

4- Ejercicio

Una caminata de 30 cuadras, en media hora, todos los días es suficiente para mantener la piel oxigenada e hidratada.

5- Protección

Las luces a las que a diario se expone el rostro (monitores, luces blancas y dicroicas) manchan la piel. Para evitarlo, hay que utilizar protectores lumínicos (no solo solares) y aplicarlo a lo largo del día.

Artículo anteriorCon la mente en las nubes
Artículo siguienteDele un puntapié al dolor