Inicio Salud Dolencias ¿Por qué tenemos calambres?

¿Por qué tenemos calambres?

262
0

Si usted sufre calambres, es probable que su cuerpo tenga un déficit de potasio, magnesio y calcio, el trío de minerales que ayuda a regular la actividad en nervios y músculos. 

Puede obtener grandes cantidades de potasio si come frutas y verduras, pero si lleva una alimentación con alto contenido de proteínas, probablemente tenga una deficiencia de este elemento. También es preciso beber mucha agua y realizar actividad física en forma regular. Algo tan simple como aplicar calor o realizar un masaje puede aliviar rápidamente los calambres musculares.

Publicidad

¿Por qué se dan los calambres musculares? 

A menudo, los calambres irrumpen durante la práctica de una actividad física, pero también pueden presentarse cuando alguna parte del cuerpo ha estado inmóvil, en la misma posición durante horas, por ejemplo, sujetando un lápiz o un pincel. En cualquier caso, los calambres se generan por uso excesivo de un músculo, deshidratación, fatiga e incluso, estrés. Sin embargo, si experimenta calambres dolorosos en las pantorrillas cuando trata de dormir o frecuentemente siente un músculo agarrotado sin motivo aparente, el origen del problema suele ser una señal química defectuosa proveniente del sistema nervioso que «ordena» al músculo que se contraiga. En general, estos episodios se asocian con desequilibrios en los niveles de potasio y sodio.

¿Qué hacer para que se quiten los calambres?

  • Aplique calor
    Coloque una almohadilla térmica o una toalla caliente sobre el músculo dolorido para relajar el calambre y aumentar el flujo de sangre hacia el tejido afectado. Use la almohadilla térmica a baja temperatura durante 20 minutos, retírela de la zona y espere al menos otros 20 minutos antes de volver a aplicarla.
  • Tome una ducha prolongada con agua caliente o un baño de inmersión. Para mayor alivio, vierta media taza de sulfato de magnesio, también conocido como sales de Epsom, en el agua del baño. El magnesio presente en este producto favorece la relajación muscular.
  • Presione
    Localice el punto central del calambre. Presione este punto con el pulgar, con la base de la mano o con el puño apretado. Mantenga la presión por diez segundos, descanse otros diez segundos y luego presione nuevamente. Debe sentir algo de incomodidad, pero no dolor intenso. Luego de hacer esto varias veces, el dolor debería comenzar a disminuir. 
  • Haga un masaje
    Mezcle una parte de aceite de gaulteria (disponible en farmacias o tiendas de aceites esenciales) con cuatro partes de aceite vegetal y aplique un masaje sobre la zona del calambre. Esta planta contiene salicilato de metilo, una sustancia que alivia el dolor y estimula el flujo sanguíneo. Puede usar esta mezcla varias veces por día, pero no simultáneamente con la almohadilla térmica ya que puede provocar quemaduras en la piel. (Precaución: tenga en cuenta que la gaulteria es altamente tóxica, no la ingiera). El árbol del copo de nieve, también conocido como corteza de calambre, es una planta utilizada desde hace tiempo como relajante muscular. Para uso interno, puede prepararse como un tónico para beber, y para uso externo, como una loción para masajes. 
  • Combata calambres nocturnos en las piernas
    Antes de acostarse, beba un vaso de agua tónica, bebida que contiene quinina. Distintas investigaciones respaldan el uso de la quinina para combatir los calambres nocturnos en las piernas, pero no tome esta sustancia en forma de comprimidos ya que puede causar efectos secundarios serios, como zumbido en los oídos y visión borrosa.
    Para evitar estos episodios, no duerma con los pies en punta. Tampoco ajuste demasiado las sábanas; cuando la ropa de cama queda muy tirante, los dedos de los pies tienden a doblarse hacia abajo, lo que puede ocasionar calambres.
    Tome 250 mg de vitamina E por día para mejorar el flujo sanguíneo arterial y, de este modo, evitar potencialmente los calambres nocturnos en las piernas.

¿Qué alimentos son buenos para reducir los calambres?

Un nivel bajo de minerales conocidos como electrolitos, categoría que incluye potasio, sodio, calcio y magnesio, puede contribuir a la aparición de calambres. Probablemente no necesite más cantidad de sodio (sal) en su alimentación, pero sí puede necesitar otros minerales. Los panes y cereales integrales, los frutos secos y los porotos son buenas fuentes de magnesio. El potasio se encuentra principalmente en frutas y verduras, especialmente en bananas, naranjas y melones. Los productos lácteos aportan calcio.

  • Si modifica su alimentación y aun así experimenta calambres, tome 500 mg de calcio y 500 mg de magnesio dos veces por día, hasta un total de 1000 mg de cada suplemento, o según indicación médica. Algunas personas que sufren calambres en las piernas por deficiencia de magnesio logran un alivio rápido con suplementos minerales. No tome magnesio sin calcio; ambos minerales funcionan en conjunto.
  • Si toma diuréticos por hipertensión y, como consecuencia, orina con mayor frecuencia, puede estar perdiendo potasio en forma excesiva. El resultado es un problema llamado hipocalemia, que puede provocar fatiga, debilidad muscular y calambres musculares. Consulte a su médico si puede tomar un fármaco para el control de la presión arterial que no sea diurético.
  • Los calambres habitualmente se originan por deshidratación; por lo tanto, si experimenta frecuentemente episodios de este tipo, beba más agua.
Artículo anterior¿Abrazar puede sanarnos de enfermedades?
Artículo siguienteRemedios caseros para combatir la indigestión