Inicio Salud Alimentación ¿Cuál es el propósito del sueño?

¿Cuál es el propósito del sueño?

274
0

¿Dormís bien? Conocé más acerca del sueño y lo que puede provocar la falta de él en las personas.

En promedio, los seres humanos pasamos una tercera parte de la vida durmiendo; sin embargo, los científicos todavía no saben con exactitud para qué sirve el sueño. Se supone que contribuye a la recuperación de la energía, pero no está claramente establecido cómo lo logra. Cualquiera que sea su función, es indiscutible que constituye una necesidad imperiosa; si no lo cree, trate de mantenerse 48 horas sin dormir.

Publicidad

Lo más seguro es que no lo consiga, a menos que esté sumamente angustiado o excitado o que se trate de un experimento y los encargados lo despierten cada vez que cierra los ojos. Hay algo que sí está comprobado: el sueño no es un estado pasivo. La electroencefalografía (el estudio de los impulsos eléctricos que se generan en la corteza cerebral) muestra que el cerebro se mantiene activo mientras la persona duerme.

¿Todo el mundo necesita dormir ocho horas al día?

Se necesita dormir lo suficiente para despertarse reanimado. A unas cuantas personas les bastan tres horas de sueño, otras necesitan cinco o seis, pero la mayoría tenemos que dormir siete u ocho horas y no falta quien requiera nueve o más. Los bebés necesitan 16 o 18 horas de sueño, pero a medida que crecen van durmiendo menos. Usted mismo, conforme pasen los años, requerirá menos horas de sueño que ahora, sea poco o mucho lo que duerma.

¿Qué efecto tiene en una persona la falta prolongada de sueño?

Los experimentos sobre la privación de sueño demuestran que los seres humanos a los que se les obliga a permanecer despiertos comienzan a dar muestras de torpeza a las 24 horas. Después de unos 10 días sin dormir, les cuesta trabajo llevar a cabo cualquier tarea física o mental, y su memoria y capacidad de juicio se deterioran. Si se les mantiene despiertos suficiente tiempo, llegan a alucinar y a mostrar otros síntomas de alteración mental. La privación de sueño tiende también a destruir la fuerza de voluntad y hace al hombre menos lúcido y más sugestionable.

Artículo anteriorInvasores en el nido
Artículo siguienteLeonardo Da Vinci, un "iletrado"