Inicio Recetas Entradas 5 salsas para pastas sin cocción que nunca fallan

5 salsas para pastas sin cocción que nunca fallan

448
0

¡En el tiempo que toma cocinar las pastas, podés tener la cena lista! Tomá nota.

Las pastas son uno de los platos favoritos de todo el mundo porque son muy rápidas y fáciles de preparar. ¿Pero qué sucede si no tenés el tiempo o las ganas de preparar una salsa? ¿Significa que tenés que pensar en otro plato para la cena? No necesariamente. Simplemente prepará una de estas espectaculares salsas para pastas que no necesitan cocción y… ¡la mesa está servida!

Publicidad

1. Pasta Portofino
En un recipiente, mezclar 1/2 taza (125 g) de aceitunas negras picadas y sin carozo, 1/2 taza (125 ml) de aceite de oliva extra virgen, 1/2 taza (125 g) de queso parmesano recién rallado, 3 tomates perita cortados en cubos, 1/4 de cucharada de té (1 ml) de pimiento rojo cortado en láminas finas y 1/2 taza (125 g) de albahaca picada. Dejar reposar por 10 minutos y luego incorporar 500 g de pasta a temperatura ambiente.

2. Pasta Romana
Mezclar 1 taza (250 g) de corazones de alcauciles en lata, escurridos y cortados en cuartos con 1/2 taza (125 g) de aceitunas negras sin carozo picadas, 1/2 taza (125 ml) de aceite de oliva extra virgen, 2 cucharadas (30 g) de alcaparras y 3 dientes de ajo picados. Agregar la salsa sobre 500 g de spaghetti cocidos y espolvorear con queso romano rallado.

3. Pasta Niçoise 
En un recipiente grande, combinar 1 y 1/2 tazas (375 g) de aceitunas negras sin carozo picadas, 1/4 taza (50 ml) de jugo de limón, 1/2 taza (125 ml) de aceite de oliva extra virgen, 2 cucharadas (30 ml) de mostaza de Dijon y 1 cucharada (15 g) de tomillo fresco. Dejar reposar a temperatura ambiente por 30 minutos. Agregar una lata grande de atún escurrido, 4 huevos duros cortados en láminas y una cucharada de té (5 g) de pasta de anchoas. Homogeneizar bien y mezclar con 500 g de pasta cocida tipo conchiglie. 

4. Pasta a la ricotta
En un recipiente grande, mezclar 2 tazas (500 g) de queso ricota desmenuzado con 2 tazas (500 g) de albahaca recién picada. Incorporar 1/2 taza (125 ml) de aceite de oliva extra virgen y 2 tazas (500 g) de tomates cherry cortados en mitades. Agregar 500 g de pasta tipo penne cocida y escurrida y mezclar bien. 

5. Pasta a la mozzarella
Cortar en cubos 125 g de queso mozzarella fresco. En un recipiente grande, mezclar el queso con 1/2 taza (125 ml) de aceite de oliva extra virgen, 1 taza (500 g) de aceitunas negras sin carozo picadas y 1 taza (500 g) de tomates secos picados. Incorporar 500 g de pasta tibia, mezclar bien y servir mientras se derrite la mozzarella.

Artículo anteriorRavioles de rúcula
Artículo siguienteLas mil y una noches (de pizza)