Inicio Historias Reales Inspiración ¿Cómo fueron los pueblos nativos de Australia?

¿Cómo fueron los pueblos nativos de Australia?

259
0

Estos cazadores y recolectores andaban semidesnudos y sus armas de caza eran el bumerang, la lanza, el hacha de piedra y la antorcha.

La población nativa de Australia llegó al continente del sur hace 40,000 años, usando las islas del sureste de Asia como puente.

Publicidad

En enero de 1788, los primeros colonos británicos, 736 hombres y mujeres convictos exiliados, llegaron a Sydney en las 11 naves de la Primera Flota. Fueron menos capaces de sobrevivir en su nuevo hogar que los pueblos de la Edad de Piedra que encontraron. Estos cazadores y recolectores andaban semidesnudos y sus armas de caza eran el bumerang, la lanza, el hacha de piedra y la antorcha. Eran en total unos 300,000 nativos, divididos en 600 tribus con lenguas y costumbres distintas. Arraigados en la naturaleza, los hombres eran hábiles cazadores y las mujeres selectivas recolectoras de plantas. Cada tribu vivía en una región que les daba sostén y los derechos territoriales se respetaban estrictamente.

La suerte de los aborígenes, igual que la de los indios norteamericanos, es un doloroso episodio de la colonización europea de nuevos mundos.

Los ingleses afirmaron su soberanía sobre las tierras requeridas para colonias penales, sin considerar los reclamos territoriales de las tribus. La meta oficial era establecer una relación pacífica con los aborígenes; en realidad, pocos colonos convictos compartieron estas metas humanitarias.

«Dondequiera que los europeos ponen pie -escribió Charles Darwin tras visitar Australia en 1836- parece seguir la muerte de los nativos.» Despojados de sus tierras de caza, infectados por enfermedades, corrompidos por el alcohol, obligados a trabajar como mano de obra barata, sus hijos forzados a ir a las escuelas misionales, cazados y asesinados en aras de la «pacificación», los aborígenes fueron devastados.

En 1901 su población había bajado a 66,950 y en 1921 a 60,479.

La Segunda Guerra Mundial hizo cambiar el trato a los pueblos nativos. Con miles de soldados enviados al frente, escaseó la mano de obra. Los aborígenes tuvieron oportunidades de trabajo, muchas veces recibiendo salarios por primera vez en su vida. En la posguerra obtuvieron la ciudadanía y el derecho al voto, mejor educación y servicios de salud, derecho a poseer tierra y la alternativa de quedar como aborígenes o asimilarse a los australianos europeos. En 1981, su población había aumentado a 144,465.

Artículo anterior¿Edificios incas a prueba de terremotos?
Artículo siguiente¿Puede moverse la corteza terrestre?