Inicio Vida Cotidiana Relaciones Mejorá tu matrimonio

Mejorá tu matrimonio

416
0

John Gottman, experto en relaciones de pareja, revela los actos sencillos que ayudan a fortalecer el matrimonio.

¿Cuál es la causa más frecuente de conflicto matrimonial?

Los periodistas suelen preguntarme: “¿Por qué pelean más las parejas?” Mi respuesta siempre es la misma: “Por nada en absoluto”. He aquí un ejemplo: mientras una mujer ve la tele, su esposo toma el control remoto y empieza a recorrer todos los canales.

Publicidad

—Deja de hacer eso —dice ella.
—Está bien, solo déjame ver…
—¡No, déjalo! Odio que hagas eso.
—Bien, ganaste.
—¿Por qué me dices eso?
—Porque siempre tienes que salirte con la tuya, así que haz lo que quieras. Tú ganas.
Por más que intenten vivir felices, las parejas siempre pelearán por el control remoto. La vida real nunca es como en los cuentos de hadas. Por eso es tan importante reducir la tensión en aquellos momentos en que fácilmente podrían distanciarse, “acercándose” el uno al otro. Es una conducta sencilla y de enorme beneficio para la relación.

En un estudio de recién casados que realicé a lo largo de seis años, las parejas que seguían juntas al cabo de ese lapso se acercaron el uno al otro 86 por ciento del tiempo durante su estancia en el “Laboratorio del amor”, una instalación de la Universidad de Washington, en Seattle, donde investigamos el comportamiento de los cónyuges. Las que terminaron por separarse, en cambio, interactuaron de esa manera sólo el 33 por ciento del tiempo. Estas cifras son muy reveladoras. Indican que las parejas se podrían ahorrar mucho sufrimiento si tan solo mostraran más interés mutuo durante los incidentes triviales. Como esos episodios suelen ser menores y pasajeros, arreglarlos es fácil. Lo mejor es que aprendan a hacer esto juntos, pero aunque solo uno de los dos lo intente más a menudo, la relación mejorará. Con el tiempo, lo más probable es que el otro también comience a hacerlo.

Por otra parte, un incidente de distanciamiento que ocasione una “herida de apego” puede resultar sumamente dañino para la relación. Esas heridas dejan a uno de los dos sintiéndose vulnerable e inseguro, y destruyen el pacto implícito de cuidarse mutuamente. Por ejemplo, mi colega Susan Johnson trató a una mujer afligida que sufrió una herida de apego cuando su esposo se negó a consolarla después de un aborto espontáneo; le dio la espalda y dejó que se recuperara sola del trauma. Si no se hace lo correcto, es probable que una relación que sufra este tipo de daño termine en divorcio. En la mayoría de los casos, sin embargo, las parejas cuentan con mucho tiempo para hacer las cosas bien. A menudo, uno de los dos vuelve la espalda porque no se da cuenta de que el otro necesita apoyo y atención. A veces, la demanda es tan sutil (“Recuérdame a qué hora tenemos que irnos”) que parece irrelevante, pero es esencial. Cuando una demanda así se pasa por alto o se rechaza, la pareja no avanza hacia las necesidades más importantes de conexión y apoyo emocional.

Lecciones del laboratorio

Acercarte a tu pareja en los momentos aparentemente insignificantes puede ayudar a fortalecer tu relación con ella.
He aquí siete reglas sencillas para mantenerse conectados.

1) Pónganse atención. (ella) “¿Me veo bien?” (él) “¿Ya viste ese auto?”
2) Ayúdense a resolver problemas. “¿Cómo debo actuar con mi jefe?”
3) Cumplan peticiones sencillas el uno al otro. “Ya que te levantaste, ¿podrías traer la salsa?”
4) Hablen y escuchen. “Hablé por teléfono con mi mamá. Deja que te cuente lo que le pasó”.
5) Reduzcan el estrés aceptando sus errores. “Creo que trabajé mal en la oficina el día de hoy”.
6) Actúen en equipo. “Vamos a acostar a nuestra hija juntos”.
7) Compartan aventuras. “¿Te gustaría ir al campo este domingo?”

Artículo anteriorManzanas de mil maneras
Artículo siguienteLa verdad acerca de mitos refutados