Inicio Vida Cotidiana Medio Ambiente Yasuni, tierra sagrada

Yasuni, tierra sagrada

427
0

Ayuda para un sitio en donde la naturaleza concentra su fuerza creadora.

Hay un lugar en la Amazonia del Ecuador donde se pega la selva con la cordillera (al borde de la frontera con Peru?) que tiene, en una hecta?rea, ma?s especies de a?rboles y arbustos que toda Ame?rica del Norte. En un estudio encabezado por el prestigioso entomo?logo Terry Edwin, se identificaron alli:

Publicidad
  • 100.000 clases de insectos
  • 121 especies de reptiles,
  • 596 clases de pa?jaros,
  • 382 variedades de peces y
  • 204 de mami?feros.

Por lo tanto, se trata de uno de los conjuntos ma?s ricos de biodiversidad en el mundo. En las casi un millo?n de hecta?reas que conforman el Parque Nacional viven tribus que no tienen contacto ma?s que con un pun?ado de sus iguales. Cohabitan, en semejante extensio?n, con grandes explotaciones de madera y petro?leo que amenazan su casa y el modo de vida que el estado constitucionalmente ha jurado respetar.

Se trata de pueblos en aislamiento voluntario que hasta evitan hacer fuego de di?a para que el humo no delate su morada frente al resto de la civilizacio?n.

La riqueza biolo?gica, incluidos estos hombres, esta? amenazada por una de las tasas ma?s altas de deforestacio?n de Ame?rica del Sur como consecuencia de la actividad petrolera intensificada desde la de?cada de los 70.

Yasuni? ITT (por la denominacio?n de los campos en los que se asientan las exploraciones petroleras de Ishpingo, Tiputini y Tambococha) es una ambiciosa iniciativa ambiental que propone dejar bajo tierra, intactas y de por vida, parte de las reservas que guarda la vastedad del paisaje que nos ocupa: unos 846 millones de barriles de petro?leo. A cambio, pide recibir la mitad de los recursos que lograri?a Ecuador por su explotacio?n. Un compromiso compensatorio de la comunidad internacional consistente en aportes econo?micos concretos, 3.600 millones de do?lares.

El fondo esta? siendo conformado por instituciones privadas, terceros pai?ses y hasta particulares. El atractivo central de la propuesta consiste en ahorrar emisiones de CO2, el principal gas de efecto invernadero. El volumen resulta considerable: 407 millones de toneladas de gases contaminantes producto de la combustio?n que ocasionari?a el petro?leo extrai?do. El valor de las emisiones evitadas supera a las que generan anualmente Brasil (332 millones de TM) y Francia (373 millones de TM), y equivale a las de Ecuador (29 millones de TM) durante 13 an?os.

Los 4 objetivos de Yanusi ITT:

  1. Combatir el cambio clima?tico, evitando, principalmente, la explotacio?n de combustibles fo?siles en a?reas de alta sensibilidad biolo?gica y cultural en los pai?ses en desarrollo.
  2. Proteger la biodiversidad en el Ecuador y apoyar el aislamiento voluntario de las culturas indi?genas no contactadas que habitan el Parque Yasuni? (Tagaeri y Taromenane).
  3. Contribuir al desarrollo social, la conservacio?n de la naturaleza y la implementacio?n de fuentes renovables de energi?a.
  4. Consolidar un nuevo modelo de desarrollo equitativo y sustentable en el pai?s.

La propuesta fue lanzada en 2007 y hasta el momento Espan?a dono? un millo?n de euros, el aporte de Italia consistio? en canjear la deuda que teni?a Ecuador por 35 millones de do?lares, Francia analiza posibilidades similares y Alemania decidira? en octubre si participa y preve?n que su inclusio?n podri?a ser decisiva. De la mano del estado alema?n ingresari?an tambie?n empresas privadas como el gigante Siemens, que apoyari?a en el financiamiento del proyecto a cambio de obtener contratos para desarrollar las energi?as renovables en Ecuador.

Hubo aportes simbo?licos como el de Chile o el de la ONG Avina (100.000 do?lares) y recientemente de Peru? (300.000 do?lares). En total han reunido unos 40 millones y esperan alcanzar el umbral de los 100 millones para diciembre de 2011. El capital financiero esta? administrado por un fondo fiduciario en el que participan el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el gobierno ecuatoriano, la sociedad civil y los pai?ses contribuyentes.

La iniciativa es superadora del llamado Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) por el cual los pai?ses desarrollados pagan, generalmente a los ma?s pobres, un resarcimiento por los gases emitidos con anterioridad. “Un mecanismo perverso por el cual los ricos pagan para seguir contaminando”, dice la ex Canciller y actual Ministra Coordinadora de Patrimonio, Mari?a Fernanda Espinosa Garce?s, li?der de la iniciativa ecolo?gica. Esta mujer, en la u?ltima cumbre de Cancu?n, explico? la nueva lo?gica donde se compensa la no emisio?n, se privilegian mejores pra?cticas y se deja de lado la explotacio?n extractivista en discusio?n.

El proyecto, caracterizado por el pago de servicios ambientales, no tiene antecedentes. Brasil y Argentina cuentan con programas de incentivos para no talar sus bosques pero es la primera vez que se plantea no extraer un recurso finito, de capital importancia en la actual de?cada por el agotamiento vertiginoso de sus reservas.

Sin embargo, la crisis financiera mundial resulta una amenaza concreta para la reunio?n del total de los fondos requeridos. Para animar a los interesados Ecuador sen?ala, en cuanto foro puede, que sera? el primer pai?s contribuyente pues renunciara? a obtener los millonarios recursos del subsuelo, estimados en 10.000 millones de do?lares.

El te?rmino Yasuni? significa “tierra sagrada”. Un gran valor que fortalece la idea de construir un mundo ma?s justo y equitativo basado en los derechos de la naturaleza y el buen vivir. Asi?, la sanidad de los ecosistemas resulta primordial frente a los ingresos financieros que estos pudieran generar. 

Artículo anterior¡Sin salida!
Artículo siguiente¿Por qué necesitamos estar tristes?