Inicio Vida Cotidiana Mascotas ¡Un gato sucio!

¡Un gato sucio!

520
0

Los gatos son limpios por naturaleza. Pero si el tuyo no lo es, ¿qué deberías hacer?

Estos simples consejos evitarán que la casa de su gatito (y por ende la suya) se convierta en un lugar sucio y desordenado

Publicidad
  • Ponga su caja de arena alejada de donde come, en una zona accesible y tranquila.
  • Elija bien la caja de arena. Algunos gatos prefieren una bandeja cubierta para tener privacidad, pero otros no. En cualquier caso, debe ser lo suficientemente amplia como para que pueda girarse fácilmente. No olvide que los gatos mayores con artritis pueden encontrar difícil saltar a una caja alta.
  • Asegúrese que tenga suficientes cajas para sus gatos. La regla es una bandeja por gato, más otra. Lo ideal es que su gato sea capaz de usar una para orinar y la otra para defecar. Si vive en una casa pequeña, opte por una segunda bandeja más chica.
  • Limpie la bandeja cada día, quitando restos o bolitas (en el caso de arena compacta). Cambie la arena al menos una vez a la semana. Los gatos se terminan acostumbrando a un olor y textura particular, así que intente usar siempre la misma marca.
  • Rellene la caja con una capa de arena que no sea gruesa (de 4 a 5 cm). A los gatos les gusta sentir el fondo de la bandeja cuando rascan.

Si se muda de casa, rocíe un aerosol calmante de feromonas (que venden en las veterinarias animales) alrededor de la bandeja o ponga un difusor en la habitación para tranquilizar a su mascota.

¡Qué emoción!

Investigadores norteamericanos acaban de declarar que el ser humano puede identificar las emociones de los perros con bastante precisión, simplemente observando las variaciones de sus expresiones faciales. Tina Bloom, psicóloga responsable del estudio, sigue adelante con su investigación a fin de determinar si esta empatía se puede aplicar a otros mamíferos o si se debe a la larga cohabitación entre el hombre y su mejor amigo. El estudio fue publicado en la edición de febrero del Journal Behavioural Processes.

Artículo anterior¡Desayunar puede ayudarte a perder peso!
Artículo siguienteHistoria de vida: un diario no tan privado