Inicio Vida Cotidiana Mascotas Paradojas caninas: viento sí, soplido no

Paradojas caninas: viento sí, soplido no

309
0

Si tenés perro habrás notado que le gusta sacar la cabeza por la ventana cuando viajan en auto, pero se molesta cuando alguien le sopla las orejas. ¿A qué se debe ese disgusto?

Muchas de las personas que se han planteado este interrogante piensan que hay una conexio?n entre estos dos hechos: por que? un perro ama ir a toda velocidad por la ruta a 100 km/h (con la cabeza completamente expuesta al viento) y, sin embargo, se rehu?sa a que le soplen en las orejas. No obstante, los especialistas en perros insistieron en que estos dos interrogantes mezclaban cosas distintas.

Publicidad

Por supuesto, nadie ha podido entrevistar a un perro para hacerle esta pregunta, pero la opinio?n general es que a los perros les gusta sacar la cabeza por la ventana porque son curiosos. Muchos perros no tienen la suficiente altura para tener una vista panora?mica del mundo exterior desde el asiento delantero, y la mayori?a de los perros son demasiado pequen?os para mirar hacia adelante o hacia atra?s desde el asiento trasero. Asomar la cabeza por la ventana es una buena manera de ver los alrededores y de disfrutar al mismo tiempo de una linda brisa fresca.

No obstante, soplarle a un perro en las orejas, aunque se haga con cuidado, puede lastimarlo, no porque la piel sea muy suave o los nervios muy sensibles, sino por el ruido del soplido. El veterinario Ben Klein explico? que una de las formas en que el veterinario prueba si un perro esta? sordo es sopla?ndole en las orejas con un embudo; si el perro no se enoja, esto es indicacio?n de sordera.
Entonces, si bien nos puede parecer divertido soplarle en las orejas a un perro, hay que pensar que el perro percibe lo mismo que un humano cuando oye aran?ar un pizarro?n con las un?as. La frecuencia del sonido los vuelve locos.

El doctor William E. Monroe, de la Universidad Americana de Medicina Interna Veterinaria, agrega que los oi?dos externos de los perros esta?n llenos de nervios sensoriales que ayudan a prevenir lesiones por traumatismos y a preservar la audicio?n: “Al evitar que la basura (arena, tierra, etc.) ingrese en el canal auditivo, se previenen dan?os en el oi?do y en la audicio?n. Por consiguiente, evitar el aire en las orejas puede significar una ventaja de supervivencia”.

Es fi?sicamente imposible que el oi?do impida el ingreso de toda la basura a la que el perro esta? expuesto. En realidad, el doctor Klein menciono? que sacar la cabeza por la ventana de los automo?viles es una de las mayores causas de infecciones en los oi?dos de los perros.

Tarde o temprano, habra? que instalar cinturones de seguridad para perros.

Artículo anteriorDientes y boca saludables
Artículo siguienteCómo comenzó todo: la verdad sobre el origen de las comidas