Inicio Vida Cotidiana Mascotas 10 secretos que tu veterinario nunca te dirá

10 secretos que tu veterinario nunca te dirá

795
0

Aprendé a cuidar a tu mascota con estos importantes consejos.

1.
Es falso que las hembras deban tener una camada o un primer celo antes de ser
esterilizadas. Desde el punto de vista clínico, se sugiere la castración luego
del primer celo, que es cuando la mascota alcanza su desarrollo máximo. Desde
lo preventivo, un oncólogo recomendará hacerlo antes del primer celo ya que las
posibilidades de que aparezcan tumores de mama se reduce a cero.

Publicidad

2.
Si querés evitar que un cachorrito se coma tus zapatos, o que un gatito se
trepe a tus cortinas, considerá adoptar un animal adulto.

3.
Así como uno debe hacerse un chequeo médico periódico, es importante que
traigas a tus mascotas al menos cada seis meses para sus vacunas o
desparasitación de rutina.

4.
Quitarles las uñas a los gatos es arrancarles su personalidad, además de que es
una operación muy dolorosa. Lo mejor es que se las recorten cada quince días en una veterinaria o que aprendás a hacerlo en casa: es una maniobra muy fácil.

5.
Si un alergista te dice que te deshagas de tu mascota, ¡pensalo bien! Averiguá
qué alergia tiene, pues podría ser que sólo dejes desamparado a tu perro o
gato,  y el origen de su problema sea el
polen o el polvo. 

6.
Adoptá un animal mestizo en vez de uno de raza pura. Además de ahorrar dinero y
ayudar a resolver la sobrepoblación de refugios, son animales más saludables
que los que le venden los seudocriadores, debilitados genéticamente debido a
que se cruzan entre hermanos, lo que los vuelve delicados. Un perro mestizo
posee una selección natural de genes que lo hace más fuerte.

7.
En mascotas enfermas, sin cura y que sufren, sugerimos la eutanasia, pero no
para deshacerse de un animal sano que ya no querés. Esta práctica siempre debe
ser sugerida por nosotros.

8.
Creenos cuando te decimos que tu mascota puede estar insolada o haber sufrido
un golpe de calorEn verano, tené en
cuenta las áreas de sombra, hidratá a tu mascota e, incluso, aplicale protector
solar (siempre lejos del hocico)
.

9.
Un perro que estornuda no siempre está resfriado, no es algo habitual. Suelen
estornudar por estar contentos, excitados, ante olores fuertes o para quitarse
algún elemento irritante del hocico.

10. Bañá a tu mascota una vez cada 15 días: de lo contrario
barrerá la capa protectora de la piel y correrás el riesgo de provocarle otros
daños.

Artículo anterior¡No está el niño!
Artículo siguienteEl derrame de petróleo es incontenible