Inicio Vida Cotidiana Consejos Útiles Evitá la tristeza invernal

Evitá la tristeza invernal

363
0

No sos la única persona que entristece en invierno. El desorden afectivo estacional (SAD, por su sigla en inglés) afecta a muchos. La buena noticia es que hay maneras naturales de elevar el espíritu. Tomá nota. 

El SAD aparece al final del otoño o en invierno, cuando la luz solar escasea. Los síntomas incluyen sensación de tristeza, baja energía, ansiedad por consumir azúcar y almidones, y aumento de peso. El SAD ha sido asociado con la hormona melatonina, que el cuerpo produce en mayor cantidad cuando recibe menos luz solar.

Publicidad

Iluminate

Hacé todo lo que puedas por aumentar la cantidad de luz natural que ingresa a tu casa. Mantené cortinas y persianas abiertas. Si las ramas de un árbol obstruyen las ventanas, podalas. En las habitaciones oscuras considerá instalar un tragaluz, especialmente si se trata de la cocina o de un área en la que pasa mucho tiempo.

Salí

Durante los días soleados de invierno, salí a caminar. Aunque la luz invernal no tenga la intensidad de la del verano, una dosis de sol es mucho más efectiva que la luz de las lamparitas. De hecho, un estudio demostró que una caminata de una hora bajo el sol del invierno era tan efectivo para reducir los síntomas del SAD como dos horas y media de caminar bajo luz brillante artificial.

Escapate de la tristeza

Planificá tus vacaciones más extensas durante los meses de invierno y andá a un lugar cálido y soleado si es posible. Una o dos semanas de escape de la penumbra invernal pueden resultar en un bienvenido alivio de los síntomas del SAD.

Inscribite en un gimnasio

Si bien las investigaciones demuestran que el ejercicio ayuda a disminuir los síntomas de depresión, es difícil motivarse en invierno. Si te unís a un club y te comprometés a acudir regularmente, es más probable que realices la cantidad de ejercicio que necesitás para mejorar el ánimo.

Ponete los esquís

Adoptá un deporte invernal. Obviamente, habrá muchas más probabilidades de que salgas si hay cosas que disfrutes realizar, incluso cuando el frío arrecie. Si nunca antes exploraste los deportes invernales, considerá el patinaje sobre hielo, la caminata con zapatos para nieve o el esquí a campo traviesa. Incluso en los días grises, lograrás recibir algo de sol si realizás actividades al aire libre.

Probá con San Juan

Tomá de 40 a 60 gotas de tintura de hierba de San Juan o hipérico en un vaso con agua fría tres veces al día. Este remedio casero, que fue llamado “gracia de Dios” o “hierba bendita”, tiene una venerable reputación como antidepresivo suave. En los últimos 20 años, los estudios demostraron que uno de sus componentes ayuda de manera indirecta a aumentar la serotonina, que a su vez mejora el ánimo.

Ánimo en grageas

Tomá una dosis diaria de un suplemento mineral y multivitamínico que contenga vitamina B6, tiamina y ácido fólico. Los estudios demuestran que todas estas vitaminas B pueden beneficiar el estado de ánimo.

Alejate del azúcar

No te excedas con las galletitas, las golosinas y otras comidas azucaradas. El azúcar refinado puede brindar un empujón inicial, pero luego el nivel de energía de desbarranca y con él el ánimo. Optá por comidas densas en proteínas que puedan ayudarte a aumentar el estado de alerta. Desayune un omelet de clara de huevo, o almorzá un sándwich de pechuga de pollo. 

Artículo anteriorMi maestra al rescate
Artículo siguienteEl poder de la gente