Inicio Salud Alimentación Cremas y humectantes hechos en casa

Cremas y humectantes hechos en casa

898
0

Las lociones corporales refuerzan la función de la barrera cutánea al sellar la humedad y evitar la deshidratación.

Para obtener un mejor efecto, aplicá el hidratante cuando la piel todavía esté un poco mojada por el baño, así ayudará a sellar la humedad. Aplicá el producto generosamente y hacete un ligero masaje a brazos y piernas.

Publicidad

1) Aceite especiado para el cuerpo

Se trata de un aceite sedoso y con aromas exóticos que aporta una hidratación duradera y suntuosa. La los vitamina E revitaliza la piel y combate radicales libres, mientras que la miel de manuka ayuda a sanar las abrasiones menores de la piel. El sándalo y la naranja relajan los sentidos.

  • 100 ml de aceite de semilla de uva
  • 1 cda. de miel de manuka
  • 1/4 taza (60 ml) de aceite de jojoba
  • 2 cápsulas de vitamina E de 500 UI
  • 10 gotas de aceite esencial de sándalo
  • 10 gotas de aceite esencial de naranja dulce
  • 10 gotas de aceite esencial de incienso

1. Colocá los aceites de semilla de uva y de miel en una olla pequeña a fuego lento. Calentá hasta que la miel se derrita. Retirá del fuego.
2. Agregá el aceite de jojoba y el contenido de las cápsulas de vitamina E. Añadí los aceites esenciales, varias gotas a la vez, y revolvé. Verté en una botella oscura. Para usar, aplicá una pequeña cantidad en la piel y frotá.

2) Crema de lujo para el cuerpo

Esta crema brindará alivio a la piel escamosa, agrietada. La rosa, la caléndula y la manzanilla son curativas; las grasas naturales del aceite de palta y la manteca de karité actúan muy rápido para mantener la piel suave y flexible.

  • 1/4 taza (60 g) de manteca de karité rallada
  • 1 cda. de cera de abeja rallada
  • 1/2 taza (125 ml) de aceite de palta
  • 2 cdas. de aceite de coco
  • 3 cdas. de glicerina vegetal
  • 10 gotas de aceite esencial de rosas
  • 10 gotas de aceite esencial de caléndula
  • 10 gotas de aceite esencial de manzanilla

1. Calentá la manteca de karité, la cera de abeja y los aceites de palta y de coco a baño María con agua hirviendo hasta que los dos primeros se derritan. Retirá de la llama y dejá enfriar.
2. Agregá la glicerina y revolvé. Añadí los aceites esenciales, varias gotas a la vez, y mezclá. Verté en un frasco de vidrio de boca ancha y guarde en un lugar fresco y oscuro.

3) Crema de romero y menta

Esta crema de textura blanda es un hidratante efectivo que ayuda a sanar y nutrir la piel seca. Está aromatizada con una mezcla refrescante de aceites esenciales de romero y menta.

  • 1 cda. de cera de abeja rallada
  • 1/4 taza (60 ml) de aceite de almendra
  • 1/4 taza (60 ml) de aceite de semilla de uva
  • 1/4 taza (60 ml) de agua de rosas
  • 1/4 taza (60 ml) de glicerina vegetal
  • 1/2 cdta. de bórax
  • 10 gotas de aceite esencial de romero
  • 10 gotas de aceite esencial de menta
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda

1. Calentá la cera de abeja y los aceites de almendra y de semilla de uva con agua hirviendo hasta que la primera se derrita. Retirá del fuego.
2. Mientras tanto, colocá el agua de rosas, la glicerina y el bórax en una olla pequeña y calentá a fuego bajo hasta que el bórax se disuelva. Cuando ambos líquidos estén tibios, verté la mezcla de agua de rosas en la de aceites y revolvé hasta mezclar.
3. Agregá los aceites esenciales, varias gotas a la vez, y revolvé otra vez hasta enfriar, ya sea con la mano o con una batidora a baja velocidad. Verté en una botella o en un tarro hermético. Agitá bien antes de usar.

4) Crema corporal de flor de naranjo

Usá esta crema en las áreas ásperas como los codos, rodillas y talones. Es muy efectiva para las pieles maduras. La manteca de cacao y el aceite de semilla de zanahoria son muy hidratantes, mientras que el neroli aporta una fragancia ligera a cítrico.

  • 22 cdas. de manteca de cacao
  • 1/4 taza (60 ml) de aceite de semilla de damasco
  • 1/4 taza (60 ml) de aceite de soja
  • 1 cda. de glicerina vegetal
  • 1 cdta. de aceite de semilla de zanahoria
  • 10 gotas de aceite esencial de neroli
  • 10 gotas de aceite esencial de limón
  • 10 gotas de aceite esencial de jazmín

1. Calentá la manteca de cacao y los aceites de semilla de damasco y de soja a baño María con agua hirviendo hasta que el cacao se derrita. Retirá del fuego.
2. Agregá la glicerina vegetal y el aceite de semilla de zanahoria; revolvé. Agregá los aceites esenciales, varias gotas a la vez, y revolvé. Verté en un frasco hermético de boca ancha.

Datos curiosos:

Aceite de rosas
La rosa es el símbolo mítico del amor y del romance, y se cree que su aceite esencial, elaborado a partir de los pétalos de las rosas de Damasco, es afrodisíaco. Se lo suele incluir en los preparados de belleza por sus propiedades refrescantes y tónicas, y es especialmente adecuado para la piel sensible.

Sándalo, el salvador
El sándalo (Santalum album) crece en la India, y el de mejor calidad se localiza en la provincia de Mysore. Su corteza oscura y su aceite esencial se han usado por siglos tanto en la medicina herbal tradicional del ayurveda como en la elaboración de perfumes e inciensos. El aceite esencial de sándalo, relajante y tonificante, es renombrado por sus efectos, sobre todo en la piel seca, madura o maltratada por el clima. Se usa para suavizar las arrugas, reponer la hidratación, calmar las inflamaciones y estimular el sistema linfático para acelerar el desecho de toxinas. Su aroma seductor y sensual es relajante y da armonía, además de ayudar a conciliar el sueño.

Artículo anteriorLa alimentación saludable no se toma vacaciones
Artículo siguienteLas mejores historias de amor de todos los tiempos