Inicio Selecciones Sabías que ¿Qué revelan tus sueños?

¿Qué revelan tus sueños?

303
0

Los especialistas en sueño nos acercan algunas pistas sobre lo que nuestro inconsciente nos pueden estar diciendo mientras dormimos. ¿Te animás a descubrirlo?

1. Tu grado de creatividad: las personas creativas son más propensas
a soñar con escenarios insólitos (en vez de la casa o el lugar de trabajo) y
con obstáculos naturales, como un tronco caído o una roca que no pueden rodear. 

Publicidad


2. Tus ideas políticas: los que se
dicen conservadores son más propensos a tener sueños comunes y realistas,
mientras que los liberales tienen sueños más extraños. ¿Será que los liberales
tienen la mente más abierta, o viven atrapados en sus fantasías? Para pensar. 


3. Que tenés algún problema
cardíaco: un estudio realizado con adultos mayores mostró que las personas que
tienen pesadillas frecuentes parecen ser mucho más propensas a padecer arritmia
o angina de pecho que quienes no las tienen. Esto probablemente se deba a que
las afecciones cardíacas dificultan la respiración durante la noche. 


4. Que estás evadiendo algo:
¿soñás con que te persigue un desconocido, un monstruo o una ola gigantesca?
Podría indicar que temés lidiar con algo de tu vida cotidiana. Preguntate qué
asunto, sentimiento o persona no querés afrontar. 


5. La rapidez con que podrás
recuperarte del divorcio: las personas divorciadas que tienen sueños largos y
dramáticos acerca de la relación con su ex pareja tienen más probabilidades de
adaptarse mejor a la soltería. Los sueños podrían ayudar a los divorciados (y
al resto de nosotros) a superar los traumas.

6. Cómo buscás respuesta a tus dudas espirituales: los adultos que
suelen ir a la iglesia parecen recordar menos sueños que los que no asisten a
los oficios con regularidad. Si no dependés de la religión para hallar
respuesta a las grandes interrogantes de la vida, tus sueños podrían ser una
fuente de revelación. 


7. Que sos adicto al trabajo: las personas obsesivas suelen referir
sueños más inquietantes que las relajadas. Las compulsivas se presionan más a
sí mismas, y ese estrés puede manifestarse en sus sueños. 


8. Si vas a aprobar un examen: estudiantes universitarios pasaron una
hora aprendiendo a salir de un laberinto complejo. Cuando se les puso a prueba
después, los únicos cuyo rendimiento mejoró fueron aquellos que habían soñado
con el laberinto durante la siesta. Soñar puede apuntalar los recuerdos, lo que
favorece el aprendizaje y la habilidad para resolver problemas.

 

9. Si vas a dejar de fumar para siempre: un estudio descubrió que
cuanto más se sueña con fumar (y se experimenta la culpa asociada con recaer),
más probable es que se logre dejar el hábito en definitiva. 


10. Tu riesgo de padecer el mal de Parkinson: hasta un 90% de las personas
que golpean, patalean o gritan dormidas pueden llegar a desarrollar el mal de
Parkinson. Esos comportamientos podrían indicar un trastorno conductual del
sueño MOR (movimientos oculares rápidos), una señal inicial de parkinsonismo.

11. Si estás deprimido: las personas deprimidas empiezan a soñar
mucho antes que el resto de la gente, más o menos 45 minutos después de haberse
dormido, en vez de los 90 minutos habituales. 


12. Que la muerte podría estar
cerca: cuanto más se acerca una persona a la muerte, tanto más probable es que
sueñe con sus seres queridos que ya fallecieron. 


13. El tipo de medicamentos que
estás tomando: se sabe que muchos fármacos, entre ellos los antidepresivos, los
antibióticos, las estatinas y algunos antihistamínicos, producen pesadillas.

 

Fuentes: Kelly Bulkeley,
psicólogo especializado en la investigación de los sueños; Michael Howell,
neurólogo de la Universidad de Minnesota; Stephanie Silberman, especialista en
sueño de Fort Lauderdale, Florida; doctora Rosalind 
Cartwright,
autora de The Twenty-Four Hour Mind: The Role 
of Sleep
and Dreaming in Our Emotional Lives; doctora Veronica Tonay, autora de The
Creative Dreamer: Using Your Dreams to Unlock Your Creativity; Michael Schredl,
experto del laboratorio del sueño del Instituto Central de Salud Mental de
Mannheim, Alemania.

Artículo anteriorPros y contras del helado
Artículo siguiente¿Por qué a veces vemos la luna de día?