Inicio Selecciones 80 Aniversario Febrero de 1945: Así eran las narraciones antes de que existiera la...

Febrero de 1945: Así eran las narraciones antes de que existiera la era digital

270
0

Las mutaciones del hablar y el traducir. 

Selecciones nació en una era en la que abundaban las revistas literarias y resultaba habitual que todo tipo de magazines (era un mundo sin televisión ni redes sociales) ofrecieran alguna forma de ficción a sus lectores. Debido a ello, nosotros también publicábamos cuentos y extractos de novelas en la revista misma y no en libros separados, como ocurre hoy. En este ejemplo, vemos cómo cambió el lenguaje de las traducciones.

Publicidad

El reino interior de Gualterio Mitty

James Thurber. Febrero, 1945

¡Vamos a atravesarla! -dijo con agudo tono metálico la voz del comandante Gualterio Mitty.

Ladeose picarescamente la galoneada gorra, que casi le cubrió uno de sus ojos grises de frío mirar acerado.

-¡Enciendan los faros! ¡Lancen los motores a 8500 revoluciones! ¡Vamos a atravesarla! -tornó a decir.

 Cesaron las voces imperiosas de mando. El estrépito de los cilindros se hizo ensordecedor: trac-trac — trac-trac-trac.

            El comandante lanzó una mirada al hielo que se iba formando en la ventana del piloto dio unos pasos y tocó toda una fila de complicados registros. (…)

            -¡No corras tanto que nos vamos a estrellar! -interrumpió una voz absurda, una voz de mujer-. ¿Para qué llevas el coche a tal velocidad?

            -¡Hum! -rezongó Gualterio Mitty, volviendo en sí de su divagación.

            Clavó los ojos, asombrado en su esposa que ocupaba el asiento de al lado. Se le antojó un ser extraño (…)

            -Ibas corriendo a más de ochenta y cinco -concluyó la dama.

(En este relato corto se basó el film La increíble vida de Walter Mitty, protagonizada por Ben Stiller, estrenada 68 años después, en 2013).

Seleccionamos los artículos más destacados publicados en nuestra querida revista a lo largo de estos 80 años de historia. ¡Conozca más haciendo clic aquí!

Artículo anterior¡Molestas llagas! Trucos para que se vayan y no aparezcan
Artículo siguiente¿Mareos de ruta? Sobrelleve sin pastillas ese malestar