Inicio Selecciones 80 Aniversario Agosto de 1960: Carta que anticipó nuestro presente

Agosto de 1960: Carta que anticipó nuestro presente

575
0

La idea de comprimir y expandir las experiencias viene de mucho antes de Instagram.

Que la sección misma de cartas haya dejado de existir hace mucho, es un señal de lo que esta carta –publicada en agosto de 1960– anuncia como una tendencia global: la de concentrar desde productos a experiencias. Si bien es cierto que seguimos prefiriendo los huevos y las hortalizas en su “estado natural” y no reducidas a polvos, también lo es que la idea de acceder, ojalá a todo, desde un mismo lugar sigue redimensionando a nuestra sociedad: Amazon, internet, Netflix son caricaturas del Aleph (ese lugar en que era posible ver todos los puntos del universo a la vez, en el maravilloso y humorístico relato de Jorge Luis Borges), pero caricaturas poderosas y prácticas.

Publicidad

Hay resistencias: slow food, mindfulness, apagar el smartphone, el elogio de las caminatas, etc. Pero el impulso de aceleración no se ha detenido. Quizá el Cambio Climático nos obligue, por las buenas o por las malas a hacerlo.

La era de la concentración
Por Paul Engle

Escritor y director del famoso seminario de formación de escritores de la Universidad del Estado de Iowa.

Nos hallamos en una época en que reinan por doquier el arte y la ciencia de la concentración.

Hoy la leche, el té y el café que nos sirven a la mesa puede provenir de unos polvos sustanciosos, cuyo volumen y peso son solo una pequeña fracción del producto primitivo. Es posible reducir el almíbar, los huevos, las hortalizas y las sopas a la forma de un concentrado. Un idioma entero cabe en las caras de un par de discos de larga duración. En un solo día, merced a los rápidos viajes, a la radio, la prensa y a la televisión, podemos experimentar impresiones más extensas y variadas que las que recibían nuestros abuelos en todo un mes.

En dos horas de vuelo en un avión a chorro recorremos hoy una distancia que en tiempos antiguos exigía un par de meses de fatigoso viaje en diligencia, más modernamente varios días en tren y últimamente 24 horas de tren expreso.

El Reader’s Digest condensa el ingenio, las ideas, las costumbres y las tendencias de nuestra época. Al leerlo, nuestro concepto de la existencia se concreta e intensifica. En 60 minutos no es posible asimilar un material impreso cuya lectura llevaría muchas horas (horas de las que en realidad no disponemos), si hubiéramos de acudir a los textos originales. Es así como el Reader´s Digest da mayor riqueza y variedad a nuestra vida.

Seleccionamos los artículos más destacados publicados en nuestra querida revista a lo largo de estos 80 años de historia. ¡Conozca más haciendo clic aquí!

Artículo anteriorMás que refrescante: descubra las propiedades de la menta
Artículo siguienteEl jengibre: remedio casero rico y económico