Inicio Salud Dolencias ¿Por qué sufrimos calambres musculares?

¿Por qué sufrimos calambres musculares?

697
0

Un calambre es una contracción repentina e involuntaria de las fibras musculares. ¿Qué podemos hacer para prevenir estos molestos episodios?

Estas dolorosas contracciones afectan a grupos musculares
como los de la pantorrilla o de las corvas. Al contraerse, los músculos se
ponen rígidos, duros y sensibles al tacto, pero también se contraen o tienen
espasmos.
Los calambres le ocurren a cualquier persona y rara vez son señal de
un desorden muscular subyacente.
Los calambres suceden durante o después de hacer ejercicio. Se deben a la fatiga muscular, a la acumulación de ácido
láctico y otras sustancias de desecho, al suministro insuficiente de oxígeno a
las células. Cuando se hace ejercicio en climas cálidos, resultan de la pérdida
de sales minerales a través del sudor; el agua reabastece los líquidos perdidos
pero no las sales.
También los calambres pueden ocurrir por la noche, en la cama, sobre todo
en las pantorrillas, y tras una actividad prolongada, como sostener un
bolígrafo en largas jornadas de escritura.
¡Cuidado! Un insuficiente abastecimiento de sangre a los
músculos de la pantorrilla, debido al estrechamiento de las arterias, puede
generar episodios recurrentes de dolor al caminar. Esta condición debe
revisarse clínicamente.

Publicidad

Opciones de tratamiento

Para evitar calambres, caliente y
estire sus músculos antes de ejercitarse y beba mucho líquido. En un clima
cálido, coma algo salado o tome una bebida isotónica. Para remediarlos, estire
y masajee los músculos. Una compresa caliente alivia los espasmos. El agua
quinada puede reducirlos. El sulfato de quinina se usa para calambres
nocturnos.

Acción
rápida ante cada tipo de calambre

  • Para un pie acalambrado, debe pararse sobre él con el otro pie e
    inclinarse hacia adelante para estirar el músculo de la planta. Masajee
    firmemente. 
  • Para un calambre en la parte frontal del muslo, recuéstese y
    doble la rodilla. Masajee la parte frontal de la pierna. 
  • Para un calambre en
    la parte trasera del muslo, extienda la pierna y masajee la zona. 
  • Alivie el
    calambre de
    pantorrilla doblando el tobillo, apuntando con los dedos hacia arriba.

Artículo anteriorPie plano: ¿Qué es y cómo tratarlo?
Artículo siguienteDolor de cadera: Estrategias clave para la prevención