Inicio Salud Alimentación 10 molestias estomacales que no debemos ignorar

10 molestias estomacales que no debemos ignorar

1397
0
10-molestias-estomacales-que-no-debemos-ignorar-3991-mainImage-0.jpg

¿En qué casos las molestias estomacales pueden esconder algo más serio? ¿Cuándo un dolor abdominal es algo más que solo un calambre?

Los mejores consejos para aliviar dolores estomacales

A continuación, te mostramos 10 tipos de molestias que nunca deben ignorarse:

Publicidad

1. Sensación de ardor justo debajo del esternón, particularmente luego de una gran comida

Causas posibles: Acidez (reflujo)
Qué hacer: Tomar algún antiácido de venta libre y evitar las comidas pesadas y grasosas. Si el dolor persiste durante varias semanas, no dudes en consultar a tu médico.

2. Dolor alrededor y debajo del ombligo, acompañado por gases

Causas posibles: Constipación o flatulencia
Qué hacer: Tomar un laxante o antiflatulento de venta libre. Si el dolor persiste por más de dos semanas, consultá a tu médico.

3. Dolor repentino alrededor del ombligo; puede estar acompañado por náuseas, fiebre, vómitos, pérdida de apetito, presión para mover el intestino o rigidez de los músculos abdominales

Causas posibles: Apendicitis
Qué hacer: Ir de inmediato al hospital. La apendicitis debe tratarse con rapidez; si no se hace esto el apéndice puede fisurarse y dejar filtrar fluido infectado en otras partes del abdomen. La rigidez de los músculos abdominales es señal de que la infección está comenzando a extenderse.

4. Dolor repentino en el costado derecho del abdomen que puede irradiarse a otras áreas del abdomen o la espalda

Causas posibles: Cálculo biliar o inflamación de la vesícula biliar.
Qué hacer: Si el dolor persiste o empeora luego de comer alimentos grasosos, lo mejor es consultar a tu médico.

5. Dolor repentino debajo del ombligo que se irradia a cualquiera de los lados

Causas posibles: Trastorno del colon, infección del conducto urinario o inflamación pélvica.
Qué hacer: Si el dolor persiste y empeora, llamá a tu médico para que solicite pruebas de diagnóstico o te indique que te dirijas directamente a una guardia.

6. Dolor agudo y repentino cerca de la parte baja de las costillas que se irradia hasta la ingle

Causas posibles de dicha molesta estomacal: Cálculos renales o, si el dolor estuviera acompañado por fiebre, una infección renal o de la vesícula
Qué hacer: Aumentá la ingesta de agua y consultá a tu médico. Si bien los cálculos renales en su mayoría se eliminan por sí solos, en ciertos casos se requiere cirugía. Si además tenés fiebre, consultá a tu médico.

7. Dolor repentino y rigidez en la parte baja del abdomen del lado izquierdo; también puede presentar fiebre, náuseas o vómitos

Causas posibles: Enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa o diverticulitis.
Qué hacer ante este espasmo estomacal: Consultá a tu médico, quien puede indicarte una colonoscopía. Puede ser necesario un tratamiento prolongado.

8. Dolor repentino acompañado por diarrea con sangre, deposiciones con sangre o vómitos con sangre

Causas posibles: Obstrucción intestinal, perforación del apéndice o sangrado intestinal.
Qué hacer: Estos son síntomas de hemorragia interna; buscá atención médica de inmediato.

9. Dolor leve o molestia que aparece lentamente y persiste o retorna durante semanas o meses, a veces acompañado de diarrea, constipación, hinchazón o flatulencia

Causas posibles: Un trastorno crónico, como intolerancia a la lactosa, síndrome de colon irritable, úlceras, intolerancia a los alimentos, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa o enfermedad celíaca.
Qué hacer: Consultá a tu médico, quien puede derivarte a un especialista en gastroenterología para que realice el seguimiento y los estudios correspondientes.

10. Dolor abdominal repentino en una persona mayor, especialmente en fumadores o personas con hipertensión arterial; puede estar acompañado de mareos

Causas posibles: Aneurisma de aorta abdominal.
Qué hacer: El ensanchamiento de la aorta puede provocar una hemorragia fatal. Buscá atención médica de inmediato en este caso.

Artículo anterior¡Jefes imposibles! 15 historias para reír
Artículo siguienteAlimentos perfectos para cada momento del día