Inicio Salud Alimentación El sexo a los sesenta

El sexo a los sesenta

395
0

La sexualidad no es un tema privativo de los jóvenes. En todas las etapas de la vida se puede disfrutar de ella y de todos los beneficios que ofrece para la salud y el bienestar, tanto individual como de la pareja en su conjunto.

Una relacio?n amorosa puede ser uno de los mayores pilares y alegri?as de la vida. Cuando estamos en una relacio?n desde hace largo tiempo, podemos descubrir que nuestra vida amorosa mejora despue?s de los 60 an?os. Experimentamos la mayor intimidad que emana de conocer bien a la otra persona, o tal vez tengamos oportunidad de renovar una pasio?n sumergida por an?os en tensiones laborales y en el cuidado de los hijos.

Publicidad

 

La vida sexual tambie?n mejora. Con la edad, podemos relajarnos y explorar no solo las sensaciones fi?sicas, sino tambie?n otros aspectos de nuestras emociones y sensualidad, libres de las limitaciones y distracciones de la familia y la presio?n de las expectativas juveniles. Éstas son algunas formas de enriquecer nuestra vida sexual:

 

• Sé innovador: el sexo no tiene por que? ser serio.

• Alentá la espontaneidad: cuando este?s de humor, dajate llevar. Experimentá y sé creativo, intentá diferentes lugares, horas del di?a.
• Comuni?quense: sé abierto respecto de tus deseos y preguntale a tu

pareja sobre ellos. En las relaciones de largo plazo, los supuestos sobre las necesidades y fantasi?as mutuas pueden estar de?cadas atrasados. El solo hecho de hablar de las relaciones sexuales puede ser excitante.

• Concentrate en la intimidad, no en el acto: acariciarse, besarse y tocarse es satisfactorio si problemas fi?sicos impiden la penetracio?n.

• Recordá el romanticismo: armá la escena, caminá de la mano, organizá cenas con velas o escapadas de fin de semana.

• Integrá en la vida diaria afecto y sensualidad: abrazos, besos y caricias.

 

Por que? son buenas las relaciones sexuales

 

No se trata solo de sexo. Las relaciones sexuales benefician nuestra salud y bienestar general de muchos modos. Por ejemplo:

 

• Son un gran entrenamiento cardiovascular: en otras palabras, el sexo es un excelente ejercicio. Podemos quemar cerca de 300 kilocalori?as por hora, de modo que tambie?n ayuda a controlar el peso.

• Reducen la presio?n sangui?nea y protegen contra enfermedades cardi?acas: entre 914 hombres de edad mediana seguidos durante diez an?os por investigadores de la Universidad de Bristol, Reino Unido, los que manteni?an relaciones sexuales menos de una vez por mes teni?an 2,8 % mayores probabilidades de sufrir un ataque cardi?aco fatal que quienes las manteni?an al menos dos veces a la semana.

• Enriquecen la vida i?ntima y fortalecen la relacio?n: segu?n una encuesta estadounidense realizada a 238 parejas mayores de 65 años, en las parejas de la tercera edad, cuanto ma?s frecuentes son las relaciones sexuales, mayores las probabilidades de que sean felices en su vida diaria y en general.

• Liberan las hormonas del bienestar: son las endorfinas, hormonas naturales que promueven el placer y calman el dolor, alivian la ansiedad, mejoran el humor y ayudan a la relajacio?n y el suen?o. Y durante el orgasmo, el cuerpo libera oxitocina, conocida como la “hormona del amor”: brinda bienestar y calma, y reduce la presión sanguínea.

• Aumentan la inmunidad: en un estudio de Pensilvania, EE. UU., la gente que manteni?a relaciones una o dos veces por semana gozaba de mayor inmunidad que quienes las mantenían con menor frecuencia.

• Preservan su aspecto: segu?n un estudio escoce?s sobre ma?s de 3.500 personas, quienes mantienen relaciones sexuales al menos tres veces a la semana pueden tener un aspecto diez an?os ma?s joven.

• Fortalecen los mu?sculos del piso pe?lvico y protegen contra la disfuncio?n ere?ctil: en un estudio finlande?s sobre 989 hombres de 55 a 75 an?os, los que manteni?an relaciones al menos una vez a la semana teni?an la mitad de probabilidades de experimentar disfuncio?n ere?ctil.

• Prolongan la vida: en un estudio de la Universidad de Bristol, quienes experimentaban menos orgasmos teni?an el doble de probabilidad de morir en los diez an?os siguientes que quienes teni?an ma?s orgasmos.

 

A veces, la jubilación nos lleva a darnos cuenta de que nos hemos ido apartando de nuestra pareja, y una vez que los hijos vuelan del nido, podri?amos tener menos incentivos para permanecer juntos. A diferencia de lo que sucede en otros grupos etarios, el divorcio entre los mayores de 50 aumenta. No hay trucos para convertir una incompatibilidad ba?sica en armoni?a amorosa, pero hay formas de fortalecer una relacio?n:

• Sé el mejor amigo: sé amable y respetuoso con tu pareja. Mostrate feliz de verla. Escuchá lo que tenga para decir y ofrecé ayuda o apoyo.
• Hacete tiempo: reserven al menos unos minutos al di?a para centrarse el uno en el otro y compartir una charla. Tengan una “cita” semanal regular para hacer algo que disfruten juntos.

• Poné el acento en lo positivo: pensá en los puntos buenos de tu compan?ero o compan?era y no en las cosas irritantes y decile lo que vos apreciás. Se ha demostrado que para tener una relacio?n so?lida se necesitan cinco actos positivos (como afirmaciones o gestos afectuosos) para contrarrestar cada acto negativo (quejas o peleas).

• Desarrollen un intere?s comu?n: ¿hay alguna actividad que ambos disfrutaban de jo?venes, pero que no han tenido el tiempo o el dinero para seguir disfrutando? Ésta es la oportunidad de renovar su intere?s.

_________________________________________________________________________ 

 

Problemas sexuales en la tercera edad

 

Tanto hombres como mujeres pueden enfrentar problemas en sus relaciones sexuales cuando llegan a la tercera edad. A menudo, las dificultades esta?n más relacionadas con la salud que con la edad. Sé paciente y comprensivo con tu pareja (y con vos mismo); en muchos casos puede hacerse algo para mejorar la situacio?n.

 

Sea cual fuere tu problema, no tengas miedo o vergu?enza de tratarlo con tu me?dico. Enfermedades subyacentes como la diabetes, ateroesclerosis o problemas de pro?stata pueden ser tratables.

La medicacio?n para la hipertensio?n o la depresio?n puede causar disfuncio?n ere?ctil y muchos medicamentos pueden disminuir el deseo, la excitacio?n o la respuesta sexual tanto en hombres como en mujeres. Si la medicacio?n es la causa del problema, podri?a cambiarse. Tu me?dico tambie?n puede ofrecerte dispositivos o drogas que promuevan la ereccio?n: gra?nulos, cremas, inyecciones o tabletas.

El dolor, una menor movilidad como resultado de la artritis u otras enfermedades pueden dificultar las relaciones sexuales o reducir el placer. Intentar diferentes posiciones suele ayudar.

Despue?s de la menopausia, los tejidos vaginales de la mujer pueden afinarse y sus secreciones disminuyen, lo que torna inco?modo el coito. Si el juego previo no mejora la situacio?n, la solucio?n puede ser un lubricante o el me?dico puede prescribir estro?geno vaginal.

_________________________________________________________________________

Ejercicio para la salud sexual

Estos simples ejercicios fortalecen los mu?sculos del piso pe?lvico (ejercicios de Kegel) y pueden mejorar la vida sexual, tanto de hombres como de mujeres. Tambie?n ayudan en casos de prolapso vaginal (ma?s comu?n con la edad) e incontinencia urinaria.

 

Empezá por identificar los mu?sculos que usari?as para detener el flujo urinario a mitad de camino. Contraé suavemente y contá hasta diez, luego aflojá y repetí diez veces. Hacé esto tantas veces al di?a como puedas.

 

 

En los mayores tambie?n, sexo seguro

La edad no es una barrera para las relaciones sexuales, tampoco lo es para las enfermedades de transmisio?n sexual. La incidencia de éstas ha aumentado en el grupo etario mayor, tal vez porque las personas divorciadas o viudas tienen hoy una vida sexual ma?s activa que en anteriores generaciones. Segu?n una ONG brita?nica que se ocupa de temas de salud sexual, las enfermedades de transmisio?n sexual entre personas de ma?s de 45 an?os se duplicaron entre 2000 y el 2009. El nu?mero de casos de si?filis, clamidia, herpes genital e infecciones por el virus del papiloma humano crecio? en forma vertiginosa en el segmento etario mayor. Entonces, ¡a cuidarse! y usá preservativo si tenés una nueva relacio?n.

Artículo anteriorUna canción en sus corazones
Artículo siguiente7 errores peligrosos al dar primeros auxilios