Inicio Salud Alimentación Daños de la luz artificial

Daños de la luz artificial

497
0

Cuidado con su uso: podría estar relacionado con los altos porcentajes de cáncer en los países industrializados

¿Algunos tipos de iluminación son más dañinos que otros?

Cae la noche y encendemos las luces, sin pensar que en los últimos años una impactante teoría ha ganado adeptos: la luz artificial podría contribuir al desarrollo de los cánceres de mama y próstata. Tal vez porque produzca disminución en la producción de la hormona melatonina. Dos nuevos estudios apoyan esta idea.

Publicidad

Uno de los estudios realizados en la Universidad de Haifa, Israel, contrastó las mediciones satelitales de luz nocturna y los porcentajes de cáncer de 164 países. Los más iluminados tenían las tasas más altas de cáncer de próstata, más del doble que las de los países oscuros. Y una prueba de Harvard con más de 18.000 mujeres posmenopáusicas, indicó que aquellas con los niveles más bajos de melatonina, durante la noche, eran un 60 por ciento más propensas a desarrollar cáncer de mama.

Se sabe que la luz bloquea la producción de melatonina en el cerebro. La hormona podría jugar un papel en la inmunidad o ayudar a disminuir el desarrollo del cáncer, señala el doctor Richard G. Stevens, coautor del estudio israelí.

Tips para minimizar el riesgo de las luces modernas

  • Preferí los focos rojos: sus ondas causan una disminución más lenta de los niveles de la hormona que las ondas de la luz azul de los focos halógenos y fluorescentes.
  • Desayuná junto a la ventana. Una dosis de 20 minutos de luz solar reajusta tus ritmos circadianos naturales, y ayuda a asegurar un nivel nocturno saludable de melatonina. 
  • Dormí en un ambiente lo más oscuro posible. Si vivís en una calle muy iluminada, usá persianas o cortinas que bloqueen la luz.
  • Colocá una lámpara nocturna en el baño para tus visitas a medianoche, en lugar de prender la luz. Aún una exposición breve a ella puede bloquear la melatonina.
Artículo anteriorInvierno sin kilos extra
Artículo siguienteTerminá con el dolor de cabeza