Inicio Salud Alimentación 8 claves para recibir a un diabético en su casa

8 claves para recibir a un diabético en su casa

676
0

¿Alguno de sus invitados para la cena sigue una dieta especial? Con las siguientes consideraciones le estarán más que agradecidos.

La cena con motivo especial podrá estar repleta de delicias vegetales, pero también abundan los
carbohidratos (desde el relleno hasta el puré de papas, los turrones y el pan
dulce) que se descomponen en glucosa. Para los que sufren de diabetes, estos
alimentos podrían provocar un incremento peligroso en la glucemia. A
continuación, le decimos cómo lograr que la cena satisfaga a estos paladares y
a sus necesidades de salud.

Publicidad

1. Dele espacio a su invitado

“Cuando alguien
vive con un problema crónico de salud, puede cohibirse por la forma en que la
gente percibe su manera de controlarla,” dice Sally Ho, instructora en diabetes
y nutricionista de la clínica Motivate Nutrition en Edmonton, Canadá. Si bien a
algunos no les importa medirse el azúcar en la sangre delante de un grupo o
administrarse insulina en la mesa, a otros sí. Prepare un lugar reservado en el
que puedan realizar estos procedimientos y avíseles.
 

2. Arranque fresco

Si de entradas se
trata, quizá sea hora de darle un descanso a su adorado pan integral de centeno
con aderezo de espinaca. Dado que el plato fuerte en la cena navideña suele
estar lleno de carbohidratos, unas verduras con salsa para acompañar,
pepinitos encurtidos bajos en sodio y queso son alternativas más balanceadas como
aperitivos. ¿Quiere que sea algo caliente? Los hongos rellenos son una buena
idea.

3. Ofrezca variedad

La gente que
lidia con la diabetes no necesita eliminar por completo los carbohidratos de su
dieta. Al contrario, deben ingerirlos en cantidades moderadas, explica Andrea
Toogood, nutricionista e instructora de Essence Nutrition and Wellness Coaching
en Regina, Canadá. Podría alegrarles la vida con una variedad de alternativas
como arvejas al vapor, zanahorias asadas o una ensalada verde.
 

4. Renueve los clásicos

Toogood dice que
el puré de coliflor es una gran alternativa para sustituir al de papas.
Mientras que estas cuentan 17 gramos de carbohidratos por cada 100, la coliflor
cruda apenas registra 3… y 2 de ellos son de fibra, sustancia que el organismo
no descompone ni convierte en glucosa. Infórmeles a sus invitados cuáles son
los ingredientes principales de cada plato. Así, quienes tienen restricciones
alimenticias podrán disfrutar a su medida.
 

5. Abastezca el bar

No se olvide de
tener a mano una variedad de bebidas bajas en azúcar: agua con y sin gas, así
como gaseosas dietéticas, recuerda Ho. “Las personas que tienen diabetes saben
que deben tener cuidado con las bebidas alcohólicas,” afirma,
porque la cerveza, el vino y el licor pueden subir y bajar la glucosa en la sangre según
cómo se consuma y cuándo. Es una buena idea organizar una barra en la que sus
invitados puedan preparar sus propias bebidas y controlar las proporciones.

6. Prepare algo dulce

Si a su invitado
le gusta el postre, adecuarlo a sus necesidades es un lindo gesto. Si bien Ho
indica que no hay problema con los platos dulces normales en pequeñas
cantidades, bien podría hornear con sucralosa, que es termoestable y no altera
los niveles de azúcar. Otra buena opción: fruta fresca.
 

7. Bajen la comida

No todo en
Navidad tiene que ver con los alimentos; también se trata de pasar tiempo
juntos, sugiere Toogood. Una de las mejores formas de hacerlo podría ser con
una actividad física después de comer, como caminar y gozar los colores de la
temporada y el aire fresco. “Les ayudará a consumir los carbohidratos o
azúcares ingeridos,” agrega.
 

8. Muestre respeto

Tanto Toogood
como Ho recalcan que su invitado sabe qué es lo mejor para él. No lo presione
para que se sirva de nuevo o para que pruebe el postre, y tampoco lo juzgue si
decide comer mucho dulce. “Eso no ayuda en nada —apunta Ho—. Las personas son
responsables por su propia salud.”

Artículo anteriorDescubriendo las maravillas de Jujuy, una provincia en que las nubes cantan
Artículo siguienteHornocal y Salinas Grandes: dos maravillas jujeñas en la máquina del tiempo