Inicio Salud Alimentación 10 consejos para el cáncer de mama

10 consejos para el cáncer de mama

209
0

Recomendaciones de una sobreviviente para afrontar la vida de una mejor manera.

Afrontar el cúmulo de emociones, evitar la autocompasión, buscar apoyo y seguir adelante con entereza.

Publicidad

1 Me daré tiempo para pensar. Si le diagnostican la enfermedad, tal vez sienta que debe hacer algo en ese preciso instante. No es así. Respire profundamente. Permita que sus pensamientos se aclaren antes de tomar cualquier decisión.

2 Honraré mis sentimientos, ya sean de optimismo y confianza o de ira y temor. Y no se sorprenda si siente todas estas cosas en un lapso de 15 minutos, varias veces por día.

3 No juzgaré el tratamiento de otra mujer, sus actitudes, ni sus opciones reconstructivas. Dentro de la comunidad de pacientes con cáncer jamás he visto a una mujer que juzgue a otra. Las que lo hacen suelen ser las que nunca han pasado por esta experiencia. Algunas creen que pueden sobreponerse al cáncer mostrándose siempre alegres, o que deben sentirse agradecidas porque es una lección de vida. Ese es un grave error. Tal vez sea optimista por naturaleza o se sienta agradecida de verdad. Eso está bien; sin embargo, que alguien le diga cómo debe sentirse respecto a la enfermedad es como si le exigiera ser alta de estatura o tener los ojos verdes.

4 Me amaré a mí misma como a mi prójima. Las mujeres somos muy exigentes con nosotras mismas. Concédase el mismo respiro que le daría a un ser amado que recibe un diagnóstico grave.

5 No me atormentaré. No tiene cáncer de mama porque comió los alimentos equivocados, por no haberles dado pecho a sus bebés, ni por la falta de ejercicio.

6 Permitiré que otros me ayuden. Sus familiares y amigos desean hacer algo por usted; reciba el apoyo.

7 No daré falsos testimonios contra la ciencia. Si se decide por recibir algún tratamiento (lea el mandamiento 3), es posible que el resultado sea bueno o no. Otras mujeres pueden aprender de usted si les cuenta sus experiencias con honestidad, pero eso no la convierte en una experta médica. Sea cauta.

8 Le haré preguntas a mi médico. “¿Qué riesgos corro si hago A o B?”, “¿Qué significa esa palabra?”, “¿Puede repetírmelo?” Los buenos médicos disipan con agrado las dudas e inquietudes. Los no tan buenos necesitan recordar que detrás del seno hay un ser humano.

9 Disfrutaré cada día. El cáncer es como un elefante en su habitación. La atemoriza, pero a veces tiene que darle una palmada y decirle: “Perdón, elefante, pero voy a ir a la playa, o al cine, o al parque con mis hijos. Nos veremos cuando regrese. Ahora, voy a divertirme un poco”.

10 Recordaré que soy más que mi enfermedad. Tal vez sea una mujer con cáncer, pero probablemente también es esposa, madre, hermana, hija, empleada y amiga. Que el grado en que el cáncer se convierta en parte de su identidad sea decisión suya, y no de él.

Artículo anteriorAlimentos comunes y su carga glucémica
Artículo siguienteÚlceras