Inicio Ingenio ¿Tienen las dos mitades del cerebro la misma habilidad para el lenguaje?

¿Tienen las dos mitades del cerebro la misma habilidad para el lenguaje?

511
0
Hemisferios del cerebro

En el cerebro, existen dos hemisferios: el derecho y el izquierdo. Cada mitad tiene su propia forma de pensar.

Se ha comprobado que el habla es, fundamentalmente, una función del hemisferio cerebral izquierdo. Una embolia masiva que destruya esta mitad del cerebro deja a la víctima incapacitada para hablar o comprender el lenguaje hablado; también anula la habilidad para el cálculo, ya que las matemáticas son también especialidad del hemisferio izquierdo, la segunda en orden de importancia. Sin embargo, los estudios que se han hecho demuestran que las personas que sufren lesiones en el hemisferio derecho con frecuencia pierden capacidad para entender los chistes, el lenguaje figurado y otras sutilezas en el significado de las palabras, lo que indica que esta mitad también tiene que ver con el lenguaje aunque su especialidad es la percepción espacial, la creatividad, la música y demás artes.

Publicidad

En que cada mitad del cerebro realice mejor determinadas funciones no es la diferencia más importante; lo que resulta crucial es que cada una tiene su propia manera de pensar. El hemisferio izquierdo es racional, lógico y analítico, capta muy bien símbolos y conceptos abstractos como el del honor o la verdad. El hemisferio derecho es, por lo general, emocional, intuitivo y totalizador, pero necesita de la habilidad lingüística del hemisferio izquierdo para poder funcionar. Para el hemisferio derecho las cosas y los actos concretos tienen mucho más significado que las ideas abstractas.

¿Puede estar ciega una persona a pesar de tener los ojos normales?

La verdad es que no vemos sólo con los ojos, sino con los ojos y el cerebro. Los ojos reciben las impresiones del mundo exterior y las mandan al cerebro donde son interpretadas. Para poder tener una visión total se necesita no sólo la participación del principal centro visual del cerebro localizado en la corteza de los lóbulos occipitales, sino de muchas otras zonas especializadas del cerebro que contribuyen a dar sentido a la información visual que se recibe.

Si a una persona se le extirpara o destruyera la corteza visual primaria, se quedaría ciega, por lo menos en lo que se refiere a darse cuenta de que está viendo, aunque sus ojos funcionaran perfectamente bien. Sin embargo, los experimentos que se han hecho demuestran que seguiría reaccionando, sin darse cuenta de ello, a determinados estímulos visuales captados por los ojos; por ejemplo, voltearía los ojos e incluso la cabeza en respuesta a los cambios de intensidad de la luz. Si se le destruyeran sólo ciertas partes de las áreas visuales del cerebro, tendría problemas en algunos aspectos de la visión, pero no en todos. Según la parte afectada, podría ser incapaz de juzgar la forma, el tamaño o el propósito de los objetos que viera.

Supongamos, invirtiendo la situación, que la persona estuviera ciega o simplemente tuviera los ojos cerrados, pero que las áreas visuales de su cerebro funcionaran perfectamente bien y se las estimulara eléctricamente. Vería luces, colores, estrellas e incluso alguna escena familiar de una etapa anterior de su vida según la zona estimulada.

Artículo anterior¿El fin de un romance? 2 parte de 2
Artículo siguiente¿Por qué no es posible usar el hidrógeno como combustible?