Inicio Historias Reales Inspiración Idealistas y su Facebook solidario

Idealistas y su Facebook solidario

332
0

Idealistas.org, un sitio para aquellos que quieren cambiar el mundo. Conocé su trabajo en Facebook.

Bien podrían ser los seguidores actuales de aquella frase de John Lennon: “Puedes decir que soy un soñador, pero no soy el único”. Pero sumaron más y más soñadores, y su utopía se hizo real.

Publicidad

Los desvela que no se pierda una sola voluntad. Buscan la conexión de voluntarios con organizaciones que los necesiten, así como de personas que quieran formar un grupo para trabajar por una causa determinada. También vinculan organizaciones entre sí, campañas con personas, y eventos con donantes. Cualquier tipo de conexión que dé un fruto certero: mejorar la vida del otro. Quien quiera pasar de la intención a la acción para mejorar el mundo encontrará en ellos una herramienta. Después de todo, son eso: un puñado de idealistas que apuesta a cambiar las cosas para bien.

Juan Cruz Mones Cazón y Matías Laurenz están al frente de Idealistas.org, una organización que se apoya en la inconmensurable oportunidad de diálogo e interconexión que ofrece Internet.

Ambos se conocieron en un curso en Dirección de Empresas en la Escuela de Negocios de la Universidad Austral, y en 2001, inauguraron el portal darunamano.org, que tenía como objetivo unir a quienes querían ser voluntarios con las oportunidades que brindaban diversas entidades benefactoras. Su misión consistía en crear “un mundo donde el único impedimento que exista para ayudar a quienes lo necesitan sea la propia voluntad”.

En 2002, la crisis social y económica desatada en la Argentina hizo crecer meteóricamente la demanda del sitio. Y la realidad los interpeló: “Nos preguntamos cómo hacer para poder dedicarnos a esto exclusivamente y, al mismo tiempo, vivir de este trabajo”, cuenta Juan Cruz.

Él trabajaba en Greenpeace y su socio en esta iniciativa, en Tenaris, y además unos 15 voluntarios formaban parte del equipo. “Hicimos de todo para intentarlo: rifas, fiestas, tortas. Algo que nos permitiera cubrir los costos fijos”, recuerda Juan Cruz.

“En 2003 tuvimos un ‘buen día’ —dice Juan—. Nos dimos cuenta de que el sitio no funcionaba y hablamos con la persona que nos donaba el hosting. Resulta que se había roto el disco duro del servidor y no había resguardo: perdimos casi toda la información y fue tan grande la frustración que nos dijimos: lo hacemos bien o no lo hacemos más”.

Ese día decidieron comenzar a buscar alguna organización en el exterior que quisiera expandirse a través de ellos y a su vez que financiara su crecimiento. La respuesta llegó desde la organización Acción sin Fronteras cuyo fundador, Ami Dar, es israelí de padres cordobeses. “Ellos se hicieron cargo de contratar a una persona permanente y noso-tros nos ocupábamos de promocionar el sitio en español”, explica Juan.

“Fue una apuesta grande… y tuvimos mucha suerte. Confiaron en nosotros y se dio un enganche perfecto”.

Era enero de 2004 y la organización crecía y crecía. Unos meses después, Juan Cruz y Matías eran parte del proyecto, a tiempo completo. “Era ‘un sueño hecho realidad’ —dice—. Nos pagaban por algo que antes hacíamos gratis con gusto y amor. Era increíble. Es increíble”. Con este gran paso, surgieron nuevos desafíos:?cómo hacer para generar más recursos, cómo crecer.

Como la página en inglés cobra un porcentaje a las organizaciones que publicitan sus ofertas laborales, el equipo local formó dos grupos: uno se encargaba de publicitar el sitio para sumar nuevos interesados, y el otro del soporte a los usuarios en español, inglés y francés. Fue como hacer un gol de media cancha. “No hay ellos y nosotros. El director de nos incorporó en la toma de decisiones para toda la organización. Es como si trabajáramos juntos”, se enorgullece Juan Cruz.

Hoy, los dos proyectos siguen en pie. Res Non Verba (resnonverba.org), que le brinda el marco jurídico a Idealistas.org, tiene como objetivo incubar, desarrollar e impulsar proyectos de carácter tecnológico que busquen mejorar el impacto de las iniciativas solidarias, sacándole el mayor provecho a las nuevas tecnologías. A su vez, Idealistas.org demuestra que la interactividad de Internet puede ser usada para la colaboración y la creación de uniones. Es una de las comunidades más populares de recursos para el tercer sector y para voluntarios, que brinda información a más de 87.000 organizaciones en 206 países y a 60.000 usuarios cada día. Son 1.200.000 miembros conectados en busca de un mundo mejor. Trabajan en Idealistas más de 30 personas.

“Queremos mejorar las herramientas para que no se desperdicie ninguna oportunidad ni recurso por falta de conexión. Somos el Facebook del tercer sector”, bromea Juan Cruz.

En este momento están realizando un relevamiento para ver qué uso hacen las organizaciones de las nuevas tecnologías. En un país vacío de estadísticas, conocer qué manejo de la tecnología tienen las entidades civiles les resulta clave.

Una serie de alianzas los compromete a ir por más. Con Boomerang, con Google, con Mozilla, con Selecciones. “Creemos que este va a ser un gran año. Sorteamos la crisis y estamos en un momento donde podemos tener trato con grandes empresas y organizaciones que nos permiten trabajar a gran escala”, señala.

Con sólo ingresar en la web idealistas.org.ar resulta claro que ofrecen una variadísima gama de servicios y de capacitación, todo gratuito, para aprovechar al máximo la interacción sin límites que ofrece el medio.

Otro de los grandes desafíos para este año es confeccionar un mapa donde particulares, organizaciones, empresas, organismos públicos y privados puedan volcar información sobre cuestiones sociales. Será una gigantesca enciclopedia de consulta sobre el sector solidario.

“La gente no me cree si les digo que cuando llega el domingo estoy contento porque al otro día tengo que venir a trabajar —confiesa Juan Cruz—. Mi gran suerte es que mi trabajo y mi pasión son lo mismo.”
Juan Cruz tiene 34 años, está casado y es papá de dos nenas, Ana, de seis años, y Sofía, de uno. Matías tiene 35 años, está casado y espera que por estos días nazca su primera hija. “Estamos orgullosos de haber sacado adelante a la organización, de generar empleos y de apostar al tercer sector”, explica Juan Cruz. Y sabe que el impacto de su tarea es imposible de cuantificar: “Esto cambia muchas más realidades de las que podemos imaginarnos”.

¿Conocés esta ONG? Ingresá idealistas.org.ar en y dejá tu granito de arena para seguir ayudando.

Artículo anteriorPasión, el mejor sentimiento para hacer las cosas
Artículo siguienteDomingo Antonio Raso, el hombre que cuidó a Perón