Inicio Historias Reales Drama Un buen vecino

Un buen vecino

396
0

Un chico le salva la vida a su pequeño vecino que había sido atacado por un perro.

Quedarse en casa una soleada tarde de sábado no era lo habitual para Cody Phillips; sin embargo, este afable estudiante de primer año de secundaria había prometido ayudar
a limpiar el garaje de su casa, en Tulsa, Oklahoma. Se puso a trabajar sin poner atención a los perros de la casa vecina, que, como siempre, estaban armando un alboroto en el patio trasero. Justo en ese momento su madre, Shannon Ash, de 39 años, interrumpió su propia tarea para escuchar.

Publicidad

“Oí el grito de un chico”, cuenta. “Toda madre que oye un grito así sabe que se trata de algo grave”. Corrió hacia el patio trasero de los vecinos y se quedó muda de espanto al ver lo que ocurría detrás del cerco de alambre: dos perros enfurecidos estaban atacando a un chico pequeño.

Al oír que su madre pedía auxilio a gritos, Cody corrió hacia el patio trasero para ver qué pasaba. Sin
detenerse ni un instante, apoyó la mano sobre el cerco, de 1,80 metro de altura, y de un salto pasó al otro lado. “Era adrenalina pura”, recuerda el muchacho, quien mide 1,75 metro de estatura.

Los perros de la casa vecina —un pit bull y un shar pei— estaban arrastrando por todo el patio a Zackery Miller, de cuatro años, y disputándose su cuerpo a tirones y gruñidos. “El pit bull lo tenía agarrado por la
cabeza con los dientes, y el otro le estaba mordiendo un muslo”, cuenta Cody. Sin titubear ni un instante, arremetió contra los animales, que soltaron al niño ensangrentado y se alejaron un poco.

“Creo que los asusté porque corrí muy rápido hacia ellos”, cuenta el adolescente. Pero cuando se acercó

a Zack, los perros regresaron, listos para atacar otra vez. Reaccionando por instinto, el muchacho se arrojó sobre el niño para protegerlo.

—¡Cody! —gritó su madre.

Los dueños de los perros no estaban en casa. Desde el otro lado del cerco, Shannon sacudió la puerta para abrirla, pero estaba cerrada con cadena y candado.

“En ese momento corría por mi cuerpo tanta adrenalina que ni siquiera sentía miedo”, dice Cody, quien desea convertirse algún día en bombero o policía. Acostado boca abajo sobre Zack, esperó con una extraña calma otro ataque de los perros.

Al oír tanto alboroto, el esposo de Shannon, Andy Ash, de 40 años, salió corriendo de la casa 
y vio a su hijastro tendido en el patio de los vecinos. Alzando juntos la puerta del cerco, la pareja logró sacarla de sus bisagras; entonces Andy agarró un tablón y se colocó entre los perros y los chicos. Cuando los animales se alejaron, Cody tomó a Zack en brazos y se puso a correr.

—¡Quiero a mi mamá! —lloriqueó el niño—. ¡Quiero a mi mamá!

Le sangraban las heridas de la cabeza y las extremidades, y tenía una oreja casi desprendida.
La abuela de Cody, Cy Taylor, que también había salido de la casa al oír gritos, tomó a Zack de los brazos de su nieto. Otros vecinos usaron un pedazo de tubo para atrancar la puerta de la alambrada y mantener a los perros en el patio.

“Mi hijo se dejó caer en el suelo y comenzó a temblar y a sollozar”, cuenta Shannon. Ella lo abrazó con fuerza y le dijo:

—Está bien, Cody. Ya pasó todo. Lo que hiciste fue increíble.

Aún temblando, Cody fue a la casa de la familia Miller y llamó a la puerta. La madre de Zack, Dana, casi se desmayó al ver a la abuela del muchacho consolando a su hijo ensangrentado.

—¡Ay, Dios! —gritó—. ¡Zack!

El pequeño pasó casi ocho horas en el hospital, y se requirieron más de 100 puntos de sutura para cerrarle las heridas. Fue entonces cuando Dana comprendió lo que había pasado: su hijo había ido a buscar a su mejor amigo, que vive entre la casa de los Miller y la de los Ash. Como nadie abrió la puerta, dio vuelta y caminó hasta el patio trasero.

“Mi hijo había jugado muchísimas veces con esos perros y nunca hubo problema”, dice Dana. Zack no recuerda lo que ocurrió, pero Shannon supone que los perros arrastraron al niño por un agujero que había en la parte baja de la alambrada. “Si no hubiéramos salido a ver qué pasaba —dice—, el chico habría muerto”.

Zack se recuperó rápidamente y, pocos días después del ataque, se sintió bastante bien como para celebrar su quinto cumpleaños con una fiesta en la pizzería donde Cody trabaja.

Los agentes sanitarios atraparon al pit bull, pero como el otro perro trató de atacarlos, tuvieron que dispararle. Los dueños no quisieron 
reclamar al animal. “Fue por respeto a nosotros”, comenta Dana, y las dos familias siguen siendo amigas.

A la madre del niño le resulta difícil perdonarse a sí misma. La voz 
se le quiebra al pensar en el grito que no oyó aquel día. “Eso es lo que más me duele”, admite.

Esa noche, al volver a casa del hospital, llamó a la puerta de los Ash. Primero les dijo a todos que Zack estaba bien; después abrazó a Cody y le dio infinitas gracias por haber salvado la vida de su hijo.

Artículo anteriorEn la red: Nueva ley de Murphy
Artículo siguienteCombustible: la solución brasileña