Inicio Vida Cotidiana Viajes ¿Cómo se alzó Venecia sobre una laguna?

¿Cómo se alzó Venecia sobre una laguna?

701
0

Islas infestadas de mosquitos que se usaron como refugio para la población de este particular lugar en el mundo: Venecia.

Una historia interesante y poco conocida


Tras la caída del
imperio romano, en el siglo V, los godos y los vándalos invasores
expulsaron a muchos de los habitantes de la provincia de Venecia
, al norte
de Italia, que se vieron obligados a buscar refugio en una serie de islas
infestadas de mosquitos, sobre una laguna pantanosa situada en el nordeste del
país. Los refugiados no se equivocaron al creer que allí estarían a
salvo de los invasores
, dado el nulo atractivo del lugar.

Publicidad

Los primitivos venecianos llevaron una existencia precaria y amarraban sus embarcaciones junto a sus sencillas cabañas de madera, construidas sobre pilotes para protegerlas de las crecidas y las mareas. En las islas más altas, las casas se construían directamente sobre un lecho de grava, pero en las demás zonas era preciso ir ganando terreno poco a poco mediante la construcción de canales. La amenaza de invasión disminuyó finalmente y, si bien algunos de los refugiados regresaron a sus hogares, otros comenzaron a construir asentamientos más permanentes en este lugar aislado.

Islas
unidas por 400 puentes

En el año 697 d.C,
momento en el que la actividad constructora era ya importante, los
asentamientos se convirtieron en territorio independiente bajo el liderazgo de
un magistrado electo, conocido como Dux. Venecia pasó así a ser un
ducado. El asentamiento central, Rivo Alto (más tarde Rialto), acabaría
siendo el corazón de Venecia, que une 118 islas mediante 400 puentes
. Para
drenar la tierra se construyó una red de más de 200 canales a partir del Gran
Canal, la principal vía que serpentea entre las islas por espacio de 3, 2 km y
que, con el paso de los siglos, quedaría flanqueada por grandes palacios.

Dada la escasa solidez del terreno, los edificios requerían firmes
cimientos. La respuesta al problema fue la construcción de un auténtico bosque
de pilares sumergidos. Los pilares de alerce se introducían en el subsuelo
arcilloso con mazos de madera. A continuación se construían nuevas capas de
pilares de alerce y abedul sobre los cimientos.

Para evitar que la
humedad pudriese las paredes, los albañiles aplicaban una capa de caliza blanca
, extraída de las
canteras de Istria, que cubría el edificio hasta donde alcanzaba el nivel del
agua. Este tipo de piedra era fácil de extraer además de resistente.

Los cimientos de los
edificios sufrían pequeños desplazamientos ocasionales y el diseño de su
estructura respondía a la necesidad de «alabearse» con la tierra que
los albergaba. Los tejados, por ejemplo, rara vez eran abovedados y las
vigas del techo estaban muy separadas y cubiertas por una o dos capas de
tablones de madera.

Artículo anteriorHistoria del primer puente de hierro fundido
Artículo siguienteDarwin y la formulación de la teoría de la evolución