Inicio Vida Cotidiana Actualidad Papa Francisco: 10 años

Papa Francisco: 10 años

576
0
El Papa Francisco entre la multitud.

Un especialista hace un análisis de los primeros diez años del Papa Francisco al mando de la Iglesia Católica.

 

Publicidad

Este mes se cumple una década desde que el argentino Jorge Mario Bergoglio se convirtió en líder de la Iglesia católica. ¿Cuáles son sus logros y fracasos hasta el momento?

En 2013, cuando Benedicto XVI se convirtió en el primer papa en renunciar a su cargo como líder de la Iglesia católica en unos 600 años, el Colegio Cardenalicio se encontró ante una tarea abrumadora. Era preciso elegir un nuevo líder que no solo pudiera sostener la imagen de la Iglesia, con 1,3 mil millones de fieles en todo el mundo, sino que también pudiera restaurarla y mejorarla. La confianza popular en la Iglesia se había deteriorado, especialmente en América del Norte y Europa, debido a los escándalos de abuso sexual y corrupción que comenzaron a salir a la luz desde la década de 1950 en distintos lugares del mundo.

El Colegio Cardenalicio entregó el pontificado a Jorge Mario Bergoglio de Buenos Aires y así el argentino se convirtió en el primer papa no europeo desde Gregorio III de Siria, quien había desempeñado este cargo unos 1.300 años antes. Bergoglio adoptó el nombre papa Francisco, en honor a San Francisco de Asís, fraile católico y santo patrono de Italia, conocido por proteger a los animales y la ecología.

Bergoglio, el mayor de cinco hermanos e hijo de un padre contador y una madre ama de casa, había estudiado química y trabajado como conserje, empleado de seguridad de un bar y docente de escuela antes de su ordenación como sacerdote en 1969 a los 32 años.

Recibió el sobrenombre “papa progresista” producto de sus discursos improvisados, su compromiso con las cuestiones sociales y su determinación para cuestionar la doctrina tradicional de la Iglesia. Su negativa a usar el auto blindado oficial y su renuncia a las comodidades del Palacio Apostólico para instalarse en la residencia de huéspedes de Santa Marta, derrumbó el preconcepto de que liderar uno de los grupos religiosos más grandes del mundo implica vivir alejado de la realidad.

Pero, transcurridos ya diez años, ¿ha ayudado a la Iglesia a comenzar a recuperar su lugar como institución de santidad y fe? Austen Ivereigh, periodista y docente de historia contemporánea de la iglesia en la Universidad de Oxford, quien además ha escrito dos biografías sobre el papa Francisco, cree que el pontífice ha logrado precisamente eso.

“Ha marcado una gran diferencia en la imagen que sus seguidores tienen hoy sobre la Iglesia y el papado como instituciones con una credibilidad renovada”, comenta Ivereigh. “Ya no ven a la Iglesia como una institución autoritaria”.

Pero, transcurridos ya diez años, ¿ha ayudado a la Iglesia a comenzar a recuperar su lugar como institución de santidad y fe?

Tal vez el acto más grandioso del papa, señala Ivereigh, haya sido la reforma de Sínodo de los Obispos, una asamblea de líderes destinada a identificar aquellas áreas en las que la Iglesia católica puede mejorar. Estas instancias de reunión durante mucho tiempo fueron organizadas por el propio Vaticano, pero la percepción general era que no producían grandes cambios.

En octubre de 2021, sin embargo, en lo que Ivereigh denomina “probablemente la mayor asamblea en la historia de la humanidad”, la Iglesia decidió realizar públicamente estas reuniones y millones de personas se congregaron en parroquias y diócesis de todo el mundo para poner en común sus puntos de vista y manifestar sus inquietudes.

Los temas que se trataron en estas revolucionarias sesiones se resumirán en informes a nivel nacional y continental y luego se presentarán en el Sínodo de Obispos en octubre de 2023 y octubre de 2024. Algunos de los puntos positivos incluyen:

  • Oponerse a la extrema derecha. Las acciones diplomáticas del papa han distanciado a la Iglesia católica de las ideas políticas autoritarias mucho más que lo que habían logrado sus predecesores hasta el momento. El papa Francisco se ha mostrado como un oponente verbal del nacionalismo y el populismo, lo que ha separado a la Iglesia de movimientos políticos como la extrema derecha norteamericana, explica Ivereigh.
  • Reforzar los vínculos con el islam. Su trabajo misionero, particularmente una visita a Marruecos en 2019 para conversar con imanes, ha ayudado a la Iglesia a tejer vínculos más sólidos con el mundo musulmán.
  • Restaurar relaciones internacionales. El papa Francisco desempeñó un rol clave en la reparación de los vínculos diplomáticos entre Cuba y los Estados Unidos a partir de la organización de reuniones con Barack Obama y Raúl Castro en 2015. Fue la primera vez en 50 años que los líderes de estos países se reunieron a dialogar.
  • Intervenir en la guerra de Rusia. En septiembre de 2022, el papa colaboró en las negociaciones por un intercambio de prisioneros que resultó en la liberación de más de 200 ucranianos que los rusos mantenían cautivos.
  • Abordar la crisis climática. Convirtió en prioridad la protección del entorno natural mediante la redacción de la encíclica Laudato Si’, donde convoca a sus seguidores a cuidar “nuestro hogar común”.
  • Pedir perdón por los errores del pasado. En julio de 2022, el papa Francisco viajó a Canadá para pedir disculpas por los “errores desastrosos” cometidos por los miembros de la Iglesia que trabajaban en escuelas residenciales canadienses. Algunos líderes nativos afirmaron que este había sido el primer paso hacia la reconciliación; otros opinaron que la Iglesia no había asumido suficientemente la responsabilidad por los errores institucionales que se extendieron por generaciones.

Para muchos, las reformas del papa Francisco han sido muy pocas y muy lentas. Si bien ha trabajado por la aceptación de la comunidad LGBTQ+ como miembro de la Iglesia, también ha mantenido firme su rechazo al matrimonio entre personas del mismo sexo y al aborto. Los católicos progresistas también esperaban que se alivianaran algunas reglas, como el celibato clerical, pero todo aquello permanece en gran medida inalterable.

“El papa Francisco ha sido progresista hasta cierto punto”, comenta Massimo Faggioli, profesor de teología y estudios religiosos de la Universidad de Villanova y autor del libro Papa Francisco: tradición en transición. “Pero apenas ha abordado formalmente el tema de la ordenación de mujeres en la Iglesia y no ha tomado muchas medidas conducentes a avanzar en ese asunto”.

Comenta que este papa ha sido calificado como progresista en gran medida porque se lo compara con predecesores más conservadores.

Otros cuestionan la relación del papa Francisco con el Cardenal Maradiaga, un asesor general acusado de malversación de fondos en 2017, y su designación en 2015 y posterior defensa del obispo chileno Juan Barros, acusado de haber hecho oídos sordos a casos de abuso sexual en la década de 1980. El papa admitió tiempo después haber cometido “errores graves” al respaldarlo, acusó a la cúpula de clérigos chilenos de mantener una “cultura de encubrimiento” y pidió la renuncia de sus obispos, Barros incluido. Aun así, la Iglesia católica incrementó unos 100 millones  de fieles durante el pontificado del papa Francisco, en gran parte debido a la popularización de la fe en África y Asia.

El papa Francisco tiene hoy 86 años y han salido a la luz rumores sobre su renuncia. Según Ivereigh, el último año corrieron historias sobre su posible renuncia, cuando una rotura de ligamentos en la rodilla lo obligó a usar silla de ruedas, pero su salud ha mejorado. Ivereigh señala: “No creo que la renuncia sea algo inminente”. No obstante, dichos rumores llevaron a especulaciones sobre su legado y a pensar si efectivamente había marcado una diferencia. Una creencia muy extendida entre los católicos es que el Espíritu Santo siempre da al mundo el papa que se necesita en ese momento. “Y el papa Francisco ha demostrado de distintas maneras que es el papa que el mundo actual necesitaba”, comenta Ivereigh.

Cada uno podrá sacar sus propias conclusiones.

No se pierda:

Conversando con el Papa Francisco, del podcast
Marcó, tu semana

Artículo anteriorVitaminas E y C más ajo: un cóctel natural contra el colesterol
Artículo siguienteComplementos que le ayudan a prevenir las arritmias