Inicio Vida Cotidiana Mascotas Consejos para asear a tu gato

Consejos para asear a tu gato

271
0

Seguí esta práctica guía y tu gato lucirá impecable.

Tal vez a su gato no le guste ni lo disfrute, pero es importante mantenerlo siempre aseado.

Publicidad

¿Acaso los gatos no se acicalan solos?

Así es. Por naturaleza, son animales limpios, pero de vez en cuando necesitan un poco de ayuda. Asear y cepillar a su gato a menudo mantendrá limpio su pelo, y le permitirá saber si tiene parásitos o algún problema de salud.

Es importante que empiece a asear a su gato desde temprana edad para que se acostumbre. Una limpieza frecuente puede servir para formar un lazo afectivo entre su mascota y usted, y muchos mininos aprenden a disfrutar la sensación de ser cepillados.

¿Qué equipo necesito?

Cada gato tiene necesidades diferentes. Los de pelo largo y semilargo requieren al menos tres utensilios: un cepillo de cerdas anchas para quitar los mechones de pelo enredado; un cepillo de cerdas finas o un peine para el pecho, y un cepillo dental sin usar para las sensibles zonas de la cara. Y las tijeras deben tener puntas redondeadas, para no lastimar al gato si se mueve bruscamente mientras lo arregla.

Los mininos de pelo corto requieren un cepillo de cerdas medianas, y un pedazo de tela suave —como terciopelo, gamuza o seda— para abrillantar su pelo después del cepillado. En cuanto a los gatos de pelo terso y un poco rizado, necesitan un cepillado muy cuidadoso, con un cepillo de cerdas suaves.

 

¿Cuándo y cómo tengo que cepillarlo?

Todos los gatos deben ser cepillados al menos una vez por semana. Hacer esto con suavidad es esencial: sostenga a su gato de manera firme, pero sin apretarlo. Para que se sienta cómodo, siempre cepille primero sus partes menos sensibles, como la espalda, y deje al final las más sensibles, como la cola y la zona genital.

Con los gatos de pelo largo y semilargo, hay que poner atención sobre todo a las zonas que se enredan y apelmazan fácilmente, como el vientre y la cola. Si usa un cepillo con cerdas de metal, sea cuidadoso y no restriegue el pelo de su mascota con él para desenredarlo. Revise los cuartos traseros de su gato en busca de mugre seca y, si lo requiere, limpie esa zona con toallitas de algodón húmedas. Haga lo mismo entre sus dedos en caso de que los tenga cubiertos de tierra o arena.

Asee a su gato con más frecuencia durante la primavera y el otoño, cuando los mininos mudan de pelo, y así evitará que se le enrede o se le caiga en exceso.

Artículo anteriorVideo de la semana: Ciudad de hielo
Artículo siguienteBarbados: ¡Qué vida tan maravillosa!