Inicio Vida Cotidiana Mascotas Cómo evitar que los gatos arañen los muebles

Cómo evitar que los gatos arañen los muebles

827
0
Gato durmiendo

Consejos para evitar los daños que provocan los gatos cuando arañan los muebles de la casa.

Cómo hacer para que tu gato no arañe el mueble

Los gatos tienen la costumbre de arañar las superficies con la única finalidad de dejar marcas territoriales. Los lugares elegidos suelen ser sillones, patas de muebles, marcos de puertas, plantas de distintos tamaños, entre otros. Estas marcas, dirigidas a las personas y animales con los que convive el gato, son visuales pero también olfatorias, debido a las secreciones depositadas durante el acto de arañar. Rubén Mentzel, médico veterinario docente de la Facultad de Veterinaria de la UBA, recomienda cómo evitar los daños que provocan los gatos cuando rascan los mmuebles.

Publicidad

Puede utilizar “rascador” (se consigue en veterinarias) que es un poste de madera envuelto en hilo sisal o cartón, o una rama de aproximadamente medio metro de largo y diez centímetros de diámetro y, en lo posible, con superficie irregular. El poste debe estar ubicado encima o en las inmediaciones del lugar en donde se encuentran las superficies arañadas. Cuando el gato comience a arañarlo diariamente, entonces llega el momento de trasladar al poste a una zona no muy alejada pero menos llamativa. En las ocasiones que el felino no esté bajo la supervisión de sus dueños, se debe impedir el acceso a los zonas más riesgosas y gradualmente ir dándole libertad cuando ya comenzó a utilizar el poste.

Otra medida para impedir el arañado de muebles es limpiar las zonas dañadas con detergente, agua oxigenada y alcohol, para que se eliminen los olores presentes en las mismas. Si el gato empieza a explorar o a utilizar el poste de arañado, refuerce el uso del mismo dándole premios al animal, como alimentos o caricias.

Puede retarlo pero es necesario hacerlo mientras está arañando alguna cosa y no después. También es útil generar rechazo a los lugares inadecuados, cubriendo las superficies con papel de aluminio, plástico, cinta engomada o sustancias repulsivas como vinagre, naftalina, eucalipto, picantes o repelentes.

Artículo anteriorQué hacer si su mascota necesita primeros auxilios
Artículo siguienteGinecología: enfermedades que provienen de las emociones