Inicio Vida Cotidiana Consejos Útiles Posición de recuperación

Posición de recuperación

435
0

Si el herido está respirando normalmente, colóquelo sobre un costado en la posición de recuperación. Aquí le enseñamos cómo hacerla.

En esta posición, las vías respiratorias se abren, puede expulsar los líquidos o el vómito y no puede rodar hacia adelante. Intente no dejar sola a la persona herida, aunque quizás deba ir a buscar ayuda.

Publicidad

1. Coloque los brazos y las piernas en la posición adecuada:

  • Quite cualquier elemento abultado que haya en los bolsillos del herido.
  • Asegúrese de que sus piernas estén derechas, luego arrodíllese a su lado, al nivel de su pecho.
  • Coloque el brazo que está más cerca suyo en el ángulo adecuado con respecto a su cuerpo con la palma hacia arriba.
  • Levántele la pierna que está más lejos de usted por la rodilla hasta que el pie quede apoyado sobre el piso.
  • Levántele el otro brazo, crúcelo por encima del cuerpo de la víctima hacia usted y colóquele el dorso de la mano contra la mejilla.

2. Gire a la víctima

  • Tome la rodilla levantada del herido con una mano y, con su otra mano, colóquele la mano contra la mejilla.
  • Tire de la rodilla y suavemente gire al herido hacia usted.
  • Mantenga la cabeza, la espalda y el cuello de la persona alineados mientras la gira.
  • Si tiene ayuda, una persona puede sostener la cabeza del herido mientras lo gira hacia el costado.

3. Ajuste la posición de la cabeza

  • Inclínele la cabeza hacia atrás para mantener las vías respiratorias abiertas. 
  • La mano de la víctima que está arriba debe estar debajo de su mejilla para ayudar a mantener la posición correcta.

4. Mueva la pierna y el brazo

  • Asegúrese de que la parte superior de la pierna de la persona herida esté en el ángulo indicado con respecto a la cadera y la rodilla, la parte inferior de la pierna y la espalda estén alineadas y que la parte inferior del brazo esté en el ángulo correcto respecto del hombro y el codo.

5. Observe al herido 

  • Mientras espera para recibir ayuda, monitoree el grado de consciencia del herido, su respiración y su pulso y preste atención a cualquier cambio.
  • Si la respiración normal se detiene, comience con las técnicas de RCP.

Textos extraídos de:
Proteja a su familia, enfrente las emergencias modernas, salve una vida y más. Descubra todos los peligros potenciales que hay en su casa y elimínelos.

Artículo anteriorLos lazos que nos unen
Artículo siguienteGuía para entender la diabetes