Inicio Vida Cotidiana Consejos Útiles La Cayena y sus propiedades sanadoras

La Cayena y sus propiedades sanadoras

438
0

Desde que un médico que viajaba con Colón descubrió los ajíes picantes, la popularidad de la Cayena como analgésico y auxiliar digestivo ha crecido.

Más allá de sus usos culinarios…
El principal agente activo de la Cayena, que otorga picor a los ajíes, es la capsaicina, una sustancia química irritante y aceitosa que también es el principal ingrediente de los atomizadores para defensa personal.

Publicidad

La Cayena es un potente analgésico

Aplicada en la piel, la capsaicina es un analgésico eficaz. Ayuda a aminorar un componente de las neuronas llamado sustancia P, que transmite señales de dolor al cerebro. Ingerida en complemento o en la comida, se cree que también ayuda a la digestión.


  • La aplicación constante de una crema o ungüento con capsaicina en la piel puede ser muy eficaz para aliviar el dolor de la artritis.
  • Además, ayuda a mitigar la neuralgia postherpética persistente, así como el doloroso daño nervioso que causan la diabetes o algunas cirugías (por ejemplo, una mastectomía o una amputación).
  • Estudios preliminares indican que la crema de Cayena puede tener otros usos benéficos, como calmar la picazón de la psoriasis (esta sensación sigue las mismas rutas nerviosas que el dolor).
  • También ha demostrado ser prometedora para aliviar el dolor de la fibromialgia y el frío en las extremidades, causado por la enfermedad de Raynaud.
  • Se dice que los pimientos crudos, tinturas, comprimidos, tés y cápsulas estimulan la digestión y aligeran gases y úlceras, al aumentar la circulación sanguínea al estómago e intestinos y favorecer la secreción de jugos digestivos.
  • Puede usar las presentaciones líquidas con agua, como gárgaras para aliviar la garganta irritada.
  • Se ha descubierto que algunos preparados nasales pueden descongestionar, combatir resfríos y calmar el dolor punzante de la cefalea histamínica.

Usos de la Cayena para alivio de dolores

Para uso externo:

  • La crema o el ungüento de Cayena con capsaicina del 0,025% al 0,075% es muy eficaz si se usa a diario, metódicamente; aplique una capa ligera en las áreas afectadas mínimo 3 o 4 veces al día para el dolor; frótela bien. Pueden pasar varias semanas antes de que ceda el dolor. Debido a que la sensibilidad a la Cayena varía, pruébela primero en un área pequeña muy dolorida. Si surte efecto —quizá tarde una semana o más— y no hay malestar persistente, amplíe el área.
  • Para evitar el contacto de la Cayena con los ojos, después de aplicarla lávese las manos con agua tibia y jabón, o al hacerlo use guantes desechables; también puede cubrir el área con un vendaje holgado.
  • Guarde la crema de Cayena alejada de la luz, en un lugar sin calor ni frío extremos, y fuera del alcance de los niños.
  • Durante los primeros días de aplicación tópica, la crema o el ungüento de Cayena a menudo provocan una sensación de calor o un leve ardor que dura cerca de media hora.
  • No obstante, este efecto suele desaparecer luego de varios días de usarlo.
  • Los médicos recetan frecuentemente cremas con Cayena (capsaicina). Pero en farmacias y tiendas naturistas venden muchas cremas sin receta con las mismas potencias (0,025% a 0,075%). 

Para ingerirla:

  • La Cayena puede tomarse con o sin alimentos. No se han reportado efectos nocivos en mujeres embarazadas, o que están amamantando, que la ingieran o usen en forma externa, pero suspéndala si el bebé que está lactando se torna irritable.
  • Posibles efectos secundarios: Ingerida, la Cayena puede causar dolor estomacal o diarrea. La capsaicina que se expulsa por las heces puede provocar ardor al defecar. A veces causa tos, estornudos, lagrimeo o irritación de garganta.
Artículo anteriorImportancia y beneficios del calcio en una dieta saludable
Artículo siguienteQué hacer para evitar la irritación en la garganta