Inicio Vida Cotidiana Consejos Útiles 4 consejos para mantener saludable el aire de su hogar

4 consejos para mantener saludable el aire de su hogar

125
0

La contaminación del aire no es un problema exclusivo de los espacios abiertos.

Aunque parezca mentira, el aire que respiramos en casa puede ser más peligroso que el aire de la calle. Aquí algunas pautas para evitar riesgos de salud en interiores.

Publicidad

Hornallas

Las hornallas que funcionan con gas natural son populares en todo el mundo. Sin embargo, los expertos han externado ciertas preocupaciones al respecto: a diferencia de las hornallas eléctricas y de inducción, las de gas liberan dióxido de nitrógeno (NO2) durante el encendido en cantidades que suelen exceder los límites de seguridad establecidos por la Organización Mundial de la Salud. Así, cuando las hornallas se encuentran en uso, el gas puede provocar tos y sibilancias. Además, las personas con asma y enfermedad pulmonar obstructiva crónica en ocasiones desarrollan inflamación de las vías respiratorias. Para proteger a su familia, encienda la campana extractora cada vez que cocine. Estos dispositivos están diseñados para eliminar el humo, la grasa y los contaminantes que se desprenden durante la cocción. Además, utilice los quemadores de atrás (están más cerca del conducto de extracción de gases) y abra una ventana, aunque sea cinco minutos.

Compuestos orgánicos volátiles

Algunos artículos de uso común en el hogar, como las pinturas, las alfombras y los detergentes, contienen compuestos orgánicos volátiles (VOC, por sus sigla en inglés) entre los que se encuentran el benceno y el formaldehído. Aunque los VOC en general no suponen un riesgo grave para la salud, de acuerdo con un estudio de 2005 publicado en el Journal of Occupational Health, la exposición a altas concentraciones de estas sustancias en lugares de trabajo como las fábricas industriales y los salones de uñas se asocia con la aparición de cáncer, lesiones hepáticas y problemas neurológicos. Para reducir el contacto con dichos elementos, adquiera pinturas y mobiliario certificados con bajo contenido de VOC. Por otro lado, al usar productos de limpieza es fundamental ventilar los espacios, en especial si contienen cloro, explica Trevor VandenBoer, químico investigador en la Universidad de York. “Utilice un ventilador de extracción, abra la ventana y permita que el aire fresco ingrese a la habitación, idealmente por espacio de una hora”. Muchos VOC se adhieren a otras partículas, como el polvo, las escamas de la piel y la pelusa; por lo tanto, VandenBoer recomienda utilizar un purificador de aire con filtro de carbón activado. También conviene aspirar con un filtro de aire de partículas de elevada eficacia (HEPA, por sus siglas en inglés) que capture partículas pequeñas.

Radón

El radón, un gas invisible e inodoro que se produce por la degradación del uranio en los suelos, fluye al interior de las viviendas a través de grietas o juntas en los cimientos y puede alcanzar las plantas superiores de los inmuebles. La inhalación de radón en grandes cantidades, sobre todo a lo largo de los años, propicia la aparición de células malignas en los pulmones; de ahí que el radón sea una de las principales causas de cáncer pulmonar a escala mundial. Según los expertos, los equipos de detección de radón son tan esenciales como los detectores de humo y monóxido de carbono. Estos dispositivos reciben el nombre de dosímetros y deben colocarse en el planta más inferior habitada del inmueble durante al menos tres meses, ya que las concentraciones de radón pueden variar. Si el dosímetro indica presencia de cantidades peligrosas de radón, un experto en mitigación podrá solucionar el problema mediante la instalación de un conducto de ventilación en los cimientos de la casa.

Hongos

Muchos hogares albergan hongos domésticos comunes, como Aspergillus, Penicillium y Cladosporium. Aunque en su mayoría son inofensivos, cuando la humedad al interior de las viviendas favorece su proliferación, liberan esporas de aspecto similar al del polvo. Estas pueden irritar los ojos, la nariz y la garganta o provocar estornudos, tos y accesos de asma. Por otro lado, a veces hay placas de manchas negras o verdes en las paredes y las baldosas, junto con un olor a moho. Es posible limpiar esto con vinagre o detergente para platos. Si las placas superan el tamaño de una toalla de baño, llame a un especialista en eliminación de moho. Los hongos se esconden en las paredes, así que conviene inhibir su proliferación. Acostúmbrese a encender el ventilador de extracción en el baño y a utilizar un deshumidificador para mantener los niveles de humedad por debajo del 50 por ciento.

Artículo anterior10 soluciones para que su computadora sea más rápida
Artículo siguienteDe lo que se pierde cuando no escucha