Inicio Selecciones Sabías que Vida en la montaña

Vida en la montaña

386
0

Un hábitat rico y diverso.

¿Hasta qué altitud se encuentran aves en la montaña?

Publicidad

Unos parientes cercanos de los cuervos llamados chovas viven en el Himalaya a 4.800 metros de altitud, pero se les ha visto a más de 7.800 metros. En los Andes, los cóndores vuelan a 6.000 metros y las águilas, buitres y otras aves de vuelo cernido frecuentan el nivel de los 4.000 metros en la meseta de Etiopía. Para que las aves puedan llegar a tales altitudes necesitan haber alcanzado un alto grado de adaptación, ya que tal consumo de energía exige cantidades considerables de oxígeno.

¿Para qué preparan las pikas heno durante el verano?

Las pikas, parientes de los conejos y del tamaño de un cobayo, viven en las montañas del oeste de Norteamérica. En el verano cosechan brotes tiernos de brezo y de otras plantas y se llevan los haces sujetos entre las mandíbulas hasta las rocas caldeadas por el sol donde los acumulan para que se sequen. Aunque sus pajares suelen ser pequeños, pueden contener de 30 a 40 decímetros cúbicos de heno, producto de varios días de trabajo. En invierno, cuando las pikas permanecen en actividad bajo la nieve y en las oquedades de las rocas, el heno curado al sol les sirve de alimento. Su provisión debe cubrir las necesidades del animal durante 6 u 8 meses, necesidades que son mayores que en otras estaciones debido a que entonces pierden mucho más calor corporal.

En lo alto de la montaña la vida sigue su curso

En lo alto de una montaña, los alimentos son escasos y los animales no abundan mucho, pero, en términos generales, la flora y la fauna sobre el límite forestal no difieren mucho de las que hay en cualquier otro lugar. Muchas de las especies que allí habitan son las mismas que se hallan en otras regiones; la perdiz nival, por ejemplo, vive también en la tundra del norte. Otras especies más o menos limitadas a las montañas, como la erebia de montaña y la chova alpina, tienen parientes cercanos en altitudes más bajas. Tampoco la forma de vida es excepcional: allí las liebres mordisquean plantas y las comadrejas cazan liebres.

Artículo anteriorInvierno en la montaña
Artículo siguienteEl cerebro humano