Inicio Selecciones Sabías que Revolución sin sangre en el control de la diabetes

Revolución sin sangre en el control de la diabetes

459
0

Pincharse no es simpático. A menos que quien lo haga, un maestro de acupuntura, por ejemplo, haga muy buenos chistes. Menos simpático es para los diabéticos …

Se trata de una realidad que afecta a cientos de millones de personas, varias veces al día, en todo el mundo.

En busca de hacerla más amable, un grupo de científicos de la Universidad de Bath, en Inglaterra, creó un parche adhesivo no invasivo que promete la medición de los niveles de glucosa a través de la piel sin un análisis de sangre con punción digital, el eufemismo para sacarse sangre a los pinchazos.

El parche no perfora la piel, sino que extrae la glucosa del líquido que se encuentra entre las células a través de los folículos capilares, a los que se accede individualmente a través de una serie de sensores en miniatura que utilizan una pequeña corriente eléctrica. La glucosa se acumula en pequeños depósitos y se mide. Las lecturas se pueden tomar cada 10 a 15 minutos durante varias horas.

Fundamentalmente, debido al diseño de la matriz de sensores y reservorios, el parche no requiere calibración con una muestra de sangre, lo que significa que los análisis de sangre con pinchazo de dedo son innecesarios.

Habiendo establecido pruebas del concepto detrás del dispositivo, cuyos resultados están en un estudio, que acaba de ser publicado en la revista Nature Nanotechnology, el equipo de investigación espera que, eventualmente, éste se convierta en un sensor portátil de bajo costo que envíe mediciones de glucosa periódicas y clínicamente relevantes al teléfono del usuario (o al smartwatch) de forma inalámbrica, alertándolos cuando es posible que deban tomar medidas.

Una ventaja
importante de este dispositivo sobre otros es que cada sensor miniatura de la
matriz puede operar en un área pequeña sobre un folículo capilar individual,
esto reduce significativamente la variabilidad inter e intra-piel en la
extracción de glucosa y aumenta la precisión de las mediciones tomadas.

Publicidad

El proyecto es una
colaboración multidisciplinaria entre científicos de los Departamentos de
Física, Farmacia y Farmacología y Química de la Universidad de Bath.

El profesor Richard
Guy, del Departamento de Farmacia y Farmacología, dijo sobre él: “Un método no
invasivo, es decir, sin aguja, para controlar el azúcar en sangre ha demostrado
ser un objetivo difícil de alcanzar. Lo más cercano que se ha logrado ha
requerido ya sea, al menos, una calibración de punto único con un clásico ‘finger-stick’,
o la implantación de un sensor precalibrado a través de una única inserción de
aguja”. La novedad del monitor desarrollado en Bath es que “promete un enfoque
verdaderamente libre de calibración, una contribución esencial en la lucha por
combatir la incidencia mundial cada vez mayor de diabetes”.

Por su parte, la Dra.
Adelina Ilie, del Departamento de Física, dijo: “Utilizamos el grafeno como uno
de los componentes. ya que trae importantes ventajas: específicamente, es
fuerte, conductivo, flexible, y de bajo costo y respetuoso con el medio
ambiente. Además, nuestro diseño puede implementarse utilizando técnicas de
fabricación de alto rendimiento como la serigrafía, que esperamos apoye en
última instancia la creación de un dispositivo desechable, ampliamente asequible”.

En este estudio, el
equipo probó el parche, tanto en pieles de cerdo, donde mostraron que podía
rastrear con precisión los niveles de glucosa en el rango de pacientes humanos
diabéticos, y así también en voluntarios humanos sanos, donde nuevamente el
parche pudo rastrear las variaciones de azúcar en sangre a través del día.

Los próximos pasos
incluyen un mayor refinamiento del diseño del parche para optimizar la cantidad
de sensores en el conjunto, para demostrar la funcionalidad completa durante un
período de uso de 24 horas y para llevar a cabo una serie de ensayos clínicos
clave.

Hay que recordar que
la diabetes es un grave problema de salud pública que, lamentablemente, está
aumentando. La Organización Mundial de la Salud (OMS) pronostica que la
incidencia mundial de diabetes aumentará de 171 millones en 2000 a 366 millones
en 2030 y a 642 millones en 2040. En el Reino Unido, algo menos del seis por
ciento de los adultos tiene diabetes y el NHS (el servicio de salud pública)
gasta alrededor del 10% de su presupuesto en monitoreo y control de la
diabetes. Lo peor es que hasta el 50% de los adultos con diabetes no están
diagnosticados. Por ello, una manera efectiva y no invasiva de monitorear la
glucosa en sangre podría ayudar tanto a los diabéticos como a aquellos en
riesgo de desarrollar diabetes, a tomar las decisiones correctas para controlar
bien la enfermedad o reducir el riesgo de desarrollarla.

Artículo anteriorLos adultos también tienen acné
Artículo siguienteLos delincuentes más tontos del mundo