Inicio Selecciones Sabías que Escribir con neón

Escribir con neón

140
0

Se produce por descargas eléctricas a bajas presiones.

Con la luz de neón se crean imágenes deslumbrantes y se forman nombres de marcas en anuncios de todo el mundo. Por medio de delgados tubos, se logra fácilmente que las luces de neón adopten la forma de letras y muchos otros intrincados diseños.

Publicidad

La llamada «descarga eléctrica a través de gases» produce la luz característica del neón. Los gases no son, en general, conductores de la electricidad, sino aislantes; se logra que la conduzcan reduciéndoles la presión y aplicándoles voltajes altos.

A fines del siglo XIX y principios del XX, al investigarse la descarga eléctrica a bajas presiones en el neón, que es un gas raro, se observó el fulguroso rojo anaranjado que despedía este elemento.

Para lograr esta luz, se aplica electricidad en los polos de un tubo de vidrio lleno de neón. Los electrones de la corriente fluyen de un polo a otro y, en su camino, chocan con los átomos de este gas. Así, los electrones de estos átomos salen despedidos de su órbita y adquieren energía adicional debido a los impactos, tal como una bola de billar la recibe y la transmite al ser golpeada por otra. Al regresar los electrones a su órbita original, la energía excedente se difunde como radiación electromagnética. Tal radiación es de una frecuencia situada dentro del espectro de la luz visible y se ve como una luminiscencia de color rojo anaranjado. Cuando se utilizan otros gases en los tubos ocurre un proceso similar. Pero los electrones emiten radiaciones de distinta frecuencia, que producen colores variados. El helio despide una luz dorada amarilla, y el criptón, una de tono violeta pálido. Se obtienen otros colores con mercurio y argón, así como con tubos coloreados.

Artículo anteriorInsectos con protección comestible
Artículo siguienteJuegos olímpicos