Inicio Selecciones Sabías que Cómo se deshace una ciudad de sus desechos sólidos

Cómo se deshace una ciudad de sus desechos sólidos

392
0

Gran parte de estos desechos son desperdicios domésticos.

La ciudad de Nueva York genera cada día entre 24.000 y 25.000 toneladas de desechos sólidos, gran parte de los cuales son desperdicios domésticos. Casi toda esa montaña de basura es trasladada a Staten Island, donde se deposita en lo que hoy es el tiradero más grande del mundo, de unas 1.215 hectáreas.

Publicidad

La eliminación de basura por descarga controlada en tiraderos es, a escala mundial, la manera más usual y barata de librar a las ciudades de los desperdicios que no pueden desecharse a través del sistema de drenaje.

Pero como el volumen de basura continúa aumentando, tiraderos como el de Fresh Kills resultan insuficientes. La falta de espacio crea problemas de contaminación, y la materia en putrefacción de esos sitios puede envenenar los mantos freáticos y las fuentes superficiales de agua, a menos que cuenten con plantas de tratamiento.

Cuando los tiraderos se saturan y se vuelven un peligro para la salud, tienen que ser clausurados. Desde la década de 1960, la ciudad de Nueva York ha cerrado 14, y no es fácil hallar sustitutos. Si estos están demasiado lejos, el costo de transportar la basura se vuelve oneroso.

En varios países, entre ellos Suecia, Alemania y Japón, la incineración ha sido la alternativa tradicional. La ventaja de incinerar es que se reduce a dos tercios el volumen de basura; además, el calor producido en el proceso puede aprovecharse para generar electricidad o proporcionar calefacción.

La desventaja es que las cenizas pueden contener sustancias tóxicas, por lo que no siempre pueden ser depositadas en los tiraderos ordinarios. Otras sustancias nocivas como el ácido clorhídrico pueden liberarse a la atmósfera durante la incineración si no se utiliza el equipo de depuración apropiado.

Otra razón en contra de quemar la basura es el costo. En Estados Unidos, por ejemplo, el precio por enterrarla es de hasta 60 dólares por tonelada; quemarla cuesta el triple.

Artículo anteriorAdolescencia, fuente de interrogantes
Artículo siguienteVolcanes y lagos de cráter