Inicio Selecciones Sabías que ¿Cómo funciona nuestra audición?

¿Cómo funciona nuestra audición?

410
0

Nuestra audición es un mundo complejo: esta nota le ayudará a entender los secretos de porqué escuchamos como escuchamos. 

¿Por qué otros oyen nuestra voz diferente a mí?

Publicidad

Es probable que todos hayamos pasado por esta experiencia.
Escuchamos una grabación en la que estamos conversando con amigos. Insistimos
en que la grabación no se parece en nada a nuestra voz, pero las voces de todos los demás son bastante exactas. “Todo lo contrario. Tu voz suena bien, pero yo
no hablo así”, nos dice un amigo. Según el doctor Mike D’Asaro, terapeuta del
lenguaje, hay un patrón universal de rechazo a nuestra propia voz.

¿Qué escuchamos de nuestra voz cuando hablamos?

El habla comienza en la laringe, de donde emana la
vibración. Parte de esa vibración se transporta a través del aire; eso es lo
que nuestros amigos (y la grabadora) captan cuando hablamos. Otra parte de la
vibración se transmite a través de los líquidos y sólidos de la cabeza. Nuestro
oído interno y medio son parte de unas cavernas ahuecadas en el hueso temporal
(el hueso más duro del cráneo). El oído interno contiene fluido; el oído medio
contiene aire; y ambos hacen presión uno contra otro. La laringe también está
rodeada de tejido blando repleto de líquido. El sonido se transmite de manera
diferente a través del aire que a través de los sólidos y líquidos, y esa
desigualdad es responsable de casi todas las diferencias tonales que oímos en
una grabación de nuestra propia voz.
Cuando hablamos, no oímos nuestra voz sólo
con los oídos, sino también mediante una audición interior, una transmisión
mayormente líquida a través de una serie de órganos corpóreos.

Durante un solo
de guitarra, ¿quién oye el sonido “real”?

¿El público, que escucha un sonido distorsionado por el amplificador? ¿El guitarrista, que oye la
combinación del sonido distorsionado y del previo a la distorsión? ¿O tal vez
una grabadora ubicada dentro de la guitarra misma, que capta la música
“verdadera”? La pregunta no tiene solución. En el mismo momento, el guitarrista
produce tres sonidos diferentes, y este principio es válido para la voz humana.

No podemos afirmar que el grabador o el hablante sean los que captan la voz
“correcta”, sino sólo que las voces son en verdad diferentes. El doctor D’Asaro
señala que tenemos una memoria interna de nuestra voz en el cerebro, y que esa
memoria es invariablemente más rica de lo que podemos oír al reproducir una
grabación. Sin duda, escuchar nuestra voz grabada es como escuchar nuestra
sinfonía favorita en un radio de mala calidad; el sonido es reconocible, pero
es una mala imitación de lo real. 

¿Cuál es la causa del
zumbido en los oídos?

Amenos que esté sonando una campanilla, una sensación de
zumbido en los oídos significa que se sufre de acúfenos. Quien experimenta
acúfenos recibe sensaciones auditivas sin fuente externa. Es un problema
crónico de millones de personas
. Los acúfenos son un síntoma, no una
enfermedad. Cualquier cosa que perturbe el nervio auditivo puede generar
acúfenos. Como la función del nervio auditivo es transportar el sonido, cuando
se irrita, el cerebro interpreta ese impulso como un ruido. Las personas que sufren de acúfenos de manera crónica tienen que vivir con ese molesto zumbido y suelen padecer una pérdida en la audición. Desafortunadamente, no existe una cura sencilla para esta afección. Se están llevando a cabo investigaciones sobre el papel de la nutrición en el tratamiento de los acúfenos, pero el énfasis está puesto en enseñar a quienes lo sufren a convivir con el problema.

Causas más comunes de acúfenos temporarios:

  1. Reacción ante un ruido fuerte.
  2. Trastornos vasculares después de un trauma físico o
    mental.
  3. Reacción alérgica a medicamentos. (Muchas personas que
    toman demasiadas aspirinas diarias padecen acúfenos). Por fortuna, los síntomas
    suelen desaparecer al suspender la droga. 
  4. Taponamiento del oído externo
    con cerumen; inflamación de cualquier porción del oído; sobredosis de
    medicamentos; uso excesivo del teléfono; ataques de vértigo; deficiencias
    nutricionales (en particular, falta de minerales traza); espasmos musculares en
    el oído; infecciones; alergias. 

Artículo anterior¿Los gemelos tienen las mismas huellas?
Artículo siguiente10 mitos de la salud revelados por los médicos