Inicio Selecciones Sabías que Comida digna de una reina

Comida digna de una reina

279
0

El menú de la abeja reina consiste en jalea real enriquecida con azúcar y secreciones glandulares.

La mayoría de las larvas de abeja de una colonia se convierten en obreras. Las dirige una reina, pero si esta comienza a dar signos de agotamiento o abandona el panal, las trabajadoras preparan varias celdillas reales. La reina que nace primero, abre las otras celdas y mata a sus posibles rivales para tomar el control de la colmena.

Publicidad

Los recintos construidos por las obreras para uso real tienen forma cónica y son más grandes que las celdas hexagonales comunes. Se ubican en los bordes del panal, y las larvas que en ellos habitan reciben más visitas y alimento de las obreras que las otras larvas. El menú de la futura soberana consiste en jalea real enriquecida con azúcar y secreciones glandulares; este manjar estimula a la larva a comer más. Las obreras son tan generosas con la comida, que las candidatas a reinas nadan en un mar de jalea.

Esta alimentación permite que la reina desarrolle ovarios grandes, en vez de bolsas para polen y aguijones barbados; esas características están reservadas para quienes no tienen «sangre azul»: las obreras, cuya función es sustentar a los zánganos.


Artículo anteriorCuevas marinas y costas inundadas
Artículo siguientePor qué las heladeras y los freezers forman escarcha