Inicio Selecciones 80 Aniversario Optimismo que siempre se confirma. Extracto Febrero 1945

Optimismo que siempre se confirma. Extracto Febrero 1945

474
0

Nuestra
revista siempre ha manifestado su confianza en que la ciencia y tecnologías
médicas mejorarán la vida de las personas de todas las edades. Y así ha sido.
Desde que comenzó a editarse en español, aparecieron vacunas como las de la
polio y el sarampión, las que salvaron millones de vidas, al igual que las
mejores técnicas de diagnóstico por imágenes. Otros avances son menos
conocidos. Aquí uno que se hizo realidad en la década de los 40’.

Repuestos para el
cuerpo humano

Lois
Mattox Miller. Febrero
1945

Publicidad

Banco de ojos

Miles de personas -se calcula que llegan a cien mil- que tienen la vista disminuída, o la han perdido por completo, debido a una lesión en la córnea, membrana transparente, que cubre el iris. Esas personas han estado aguardando pacientemente a que pueda practicárseles la operación que les devuelva el pleno uso de sus ojos. Esta operación es de naturaleza sumamente delicada. En los Estados Unidos hay solo unos veinte cirujanos capaces de practicarla. Se cose hábilmente un pedacito transparente de la córnea de otro ojo en el lugar que ocupa la membrana dañada.

La dificultad está en obtener ojos. Es muy raro que un donante vivo sacrifique uno de sus ojos. De cuando en cuando, alguien cede los ojos por disposición testamentaria. Nunca ha habido ojos bastantes a satisfacer la demanda. Solamente en casos contados han podio los cirujanos practicar la operación.

Los hospitales de Nueva York acaban de abrir el primer banco de ojos del mundo. Son diecinueve los hospitales que se han comprometido a suministra ojos. Se pone al habla con los presuntos donantes, evacuan las diligencias legales necesarias (en el estado de Nueva York se requiere el consentimiento de los pacientes más allegados y le sacan los ojos al donante apenas éste fallece.

La sección automovilista de la Cruz Roja los transporta al New York Hospital, donde los guardan en un banco de plasma, a la temperatura debida, hasta el momento de utilizarlos.

Seleccionamos los artículos más destacados publicados en nuestra querida revista a lo largo de estos 80 años de historia. ¡Conozca más haciendo clic aquí!

Artículo anteriorRecomendaciones para manipular los alimentos correctamente
Artículo siguienteTecnología y niños: ¿en qué invertir?