Inicio Selecciones 80 Aniversario Enero de 1945: Sucedió lo impensable, la soja revolucionando la economía Argentina

Enero de 1945: Sucedió lo impensable, la soja revolucionando la economía Argentina

388
0

A mediados de los años 40′ publicamos una nota -sin sospechar- el peso e influencia que tendría la soja
en la economía y sociedad.

El mercado en Argentina, Brasil, Bolivia y Paraguay; se vió afectado -para bien- trás el descubrimiento de la soja. Aquí un extracto que relata cómo aquella planta hizo su viaje de Manchuria (en China) a los Estados Unidos, gracias al hoy olvidado cuerpo de “exploradores vegetales” que entonces recorría el mundo.

Publicidad

Los buscadores de
plantas

Donald
Culross Peattie. Enero, 1945

En 1870, un misionero norteamericano vio en el puerto
brasileño de Bahía una naranja de gran tamaño, muy jugosa y sin semillas. Tuvo
la feliz idea de mandar seis pies, o arbolillos, al departamento de Agricultura
de Washington. El departamento dio dos de ellos a un matrimonio que iba a
establecerse en las tierras baldías de California, cerca del pueblo de
Riverside. Veinte años después, California se complacía en informar al tío Sam
que la nueva naranja sin semillas le había producido al estado dinero más que
suficiente para pagar todo lo gastado en el departamento de Agricultura desde
su fundación.

Hace cosa de cuarenta y cinco años, el Doctor David
Fairchild, joven de Kansas, se presentó un día en el despacho de James Wilson,
secretario de Agricultura a proponerle la formación de un cuerpo de
exploradores para buscar en todo el mundo plantas de valor comercial aclimatables
en los Estados Unidos. Al viejo y experimentado secretario la cosa le sonó a
sueño, aunque el sueño no le pareció malo. Lo único que por el momento podía
ofrecerle a Fairchild era la colaboración de un explorador -el danés N-E.
Hansen, residente en la región triguera de los Estados Unidos- y un chiribitil,
a guisa de oficina, en el desván abrasador del edificio de ladrillo que a la
sazón alojaba a todo el departamento de Agricultura. Se le dio también un pajar
abandonado para guardar semillas y vástagos.

(…)

El propio doctor Fairchild le ha dado la vuelta al mundo muchas veces. Pero su mérito principal es el tino en la elección de personal. Los grandes exploradores del reino vegetal son más raros aún que las más raras de las plantas que se dedican a buscar.

La gran maravilla moderna de la agricultura norteamericana es la soya, que, gracias a la labor del departamento de Agricultura, es al presente una de las plantas que más se cultivan con fines industriales y comerciales. El sagaz Meyer envió a los Estados Unidos las primeras variedades oleíferas. Después, Howard Dorsett y el doctor W. J. Morse recorrieron la Manchuria, exponiéndose a grandes peligros. De allí enviaron miles de cargamentos de soyas a Estados Unidos, donde el cultivo de la planta produce actualmente 100.000.000 de dólares por año”. (enero).

Seleccionamos los artículos más destacados publicados en nuestra querida revista a lo largo de estos 80 años de historia. ¡Conozca más haciendo clic aquí!

Artículo anteriorMarzo de 1949: Renacer después de una destrucción nunca vista
Artículo siguienteEsta es la lista de vitaminas que le aportan grandes beneficios a su salud