Inicio Salud Dolencias La dieta de los 20 minutos

La dieta de los 20 minutos

454
0

12 maneras para bajar de peso rápidamente. La clave: cambiar tus hábitos alimentarios. 

Supongamos que no es lo que come lo que lo hace engordar, sino cómo come. Imagine perder 11 kilos o más en un año realizando unos simples cambios en sus hábitos alimentarios. ¿Imposible? En absoluto.

Publicidad

Esta estrategia para perder peso está basada en el hecho de que su cerebro registra que está satisfecho 20 minutos después que su estómago. Al cambiar su estilo alimentario, su cerebro puede ir al ritmo de su estómago y así comer menos calorías sin sentirse menos satisfecho.

Le presentamos 12 sugerencias basadas en hechos científicos para lograrlo. No tiene que practicarlas a todas; simplemente elija las que mejor se adapten a su estilo de vida. Combinadas con ejercicio regular, son el pasaporte a la dieta más exitosa que haya realizado.

1) Aparte más tiempo para comer
Parece contradictorio para perder peso, ¿no? Pero cuando come rápidamente, su cerebro no tiene la oportunidad de darle la señal de que está lleno. Así que coma lenta y calmadamente durante 30 minutos. A los 20 minutos, probablemente se sentirá satisfecho y perderá el deseo de comer más.

2)  Deje descansar los utensilios mientras come
Adopte como regla personal nunca tener una cuchara o tenedor en la mano mientras haya comida en su boca. Tome un bocado, deje el utensilio en la mesa, mastique, trague y luego vuelva a levantarlo para repetir el proceso.

3) Beba agua entre bocados
A pesar de que el agua no reduce el apetito, sí lentifica el proceso de comer. Y es sano para usted. Así que, después de tragar cada bocado, beba un sorbo de agua antes de volver a levantar el tenedor.

4) Mantenga el foco
Sabemos que quiere comer con otras personas, y, si tiene familia, probablemente insista en hacerlo. Pero si come con otros, no se pierda tanto en la conversación como para perder la consciencia de qué está comiendo. Su tarea -muy importante- es atesorar cada bocado, comiendo lenta y conscientemente, incluso mientras habla.

5) Use un cuchillo más pequeño
¿No puede resistirse a la mermelada o el queso crema en las tostadas? Use un cuchillo más pequeño para untarlas y tenderá a usar menos.

6) Encienda las luces
Los restaurantes no bajan las luces para crear una atmósfera romántica; lo hacen para que ordene más comida. Las luces tenues bajan las inhibiciones a la hora de comer.

7) Mastique más
La mayor parte del gusto viene del olfato, que es la razón por la que nada sabe bien cuando se está resfriado. Masticar la comida por más tiempo permite que se registren más aromas y sabores de la comida. Los investigadores descubrieron que la gente de peso normal mastica un promedio de 15 veces mientras que la gente con sobrepeso mastica solo 12 veces.

8) Use platos más pequeños
Los estudios demuestran que puede reducir el consumo de calorías en un 20% y perder cerca de 900 gramos por mes al cambiar los platos de 30 cm de diámetro por unos de 25 cm. En un tenedor libre chino, los comensales que eligieron los platos más grandes tomaron un 52% más de comida y comieron un 45% más que quienes usaron platos más pequeños.

9) Use cucharas más pequeñas
El helado es una de las comidas que más extrañan quienes están a dieta. Pero no tiene que abandonarlo. Los participantes en un estudio que comieron con cucharas de 60 ml comieron un 14,5 % menos que los que tenían cucharas de 90 ml. Cuando se combinaba una cuchara más pequeña con un bol más pequeño, comieron un 57% menos de helado en promedio. Esta estrategia también sirve para las sopas y guisos.

10) Encienda una vela con aroma a vainilla
Se demostró que este aroma calma la ansiedad por los postres. Un grupo de 160 voluntarios perdió un promedio de 2 kilos solo por usar parches con aroma a vainilla.

11) Pinte el comedor de azul
Los investigadores descubrieron que la gente come un 33% menos en una habitación azul. La luz azulada hace que la comida se vea menos atractiva. Para ver si funciona para usted, pruebe usar manteles, individuales o servilletas azules. A propósito, el rojo, el naranja y el amarillo estimulan el apetito, es por eso que tantos restaurantes los usan.

12) Coma solo
Aquí tiene una buena excusa para no invitar a los suegros: los investigadores descubrieron que comer con otra persona aumenta el consumo en un 28%. Dos personas más y aumenta un 41%. Y seis o más lo elevan a un 76%. La teoría es que mientras más grande es el grupo se es menos consciente de cuánto se está comiendo de más.

Artículo anteriorEliminá la costumbre de comer rápido y mal
Artículo siguienteEncantos de Eslovenia