Inicio Salud Dolencias La diabetes y tu familia

La diabetes y tu familia

528
0

Mientras más sepa tu familia sobre diabetes, más apreciará lo que vos experimentás al tratar de controlar tu salud, y será de ayud…

El hecho de que usted tenga diabetes, puede ser estresante para todas
las personas que lo rodean. Las personas que lo quieren pueden preocuparse
—algunas veces, demasiado—, y el tiempo y los gastos que implican cuidar bien
de usted pueden tirar por la borda el horario o presupuesto normales de la
familia. Siga estos sencillos pasos para mantener bajo control los conflictos.

Publicidad
  • No
    esconda su diabetes
  • Disipe
    los temores familiares con educación y charlas sinceras
  • Enseñe
    a su familia cómo reconocer y tratar el azúcar baja
  • También
    enséñeles sobre el azúcar alta
  • Coman
    juntos como familia
  • Trabaje
    con su cónyuge para establecer metas de salud
  • ¿Se
    siente fastidiado? Haga una cita con la Policía de la Diabetes
  • Haga
    “citas” con usted para aliviar el estrés
  • Trate sus pies con cariño
  • La diabetes y su vida sexual
  • Cómo sobrevivir a las
    Fiestas

No esconda su diabetes

Algunas personas tratan de evitar decirle a sus cónyuges sobre su
diagnóstico, en parte por una actitud estoica de “Yo puedo manejarlo solo”.
Controlar la diabetes afecta varios aspectos de su vida, que necesitará la
cooperación y comprensión de los que viven bajo su techo.
 

Disipe los temores familiares con
educación y charlas sinceras

Es frecuente descubrir que un pariente cercano de una persona con
diabetes se preocupa más por la enfermedad que por el paciente mismo. El origen
de dichos temores a menudo es la falta de conocimiento y las ideas equivocadas
sobre la diabetes. Explique cuidadosamente en qué consiste la diabetes y qué
pasos sigue para controlarla. Comparta libros y folletos pertinentes, y si le
explica la diabetes a un niño, use un lenguaje apropiado para su edad. Es
probable que un niño se sienta más cómodo con la diabetes si usted habla un
poco sobre ella en conversaciones incidentales, en lugar de tener una
conversación larga.

Enseñe a su familia cómo reconocer y
tratar el azúcar baja

Todos deben conocer las señales —ritmo cardiaco acelerado, sudoración,
visión doble, confusión mental—y cómo tomar medidas de emergencia. (Lo primero
que deben saber es que las personas hipoglucémicas a menudo dicen sentirse
bien, cuando en realidad no lo están). Su familia debe saber dónde guarda sus
alimentos de emergencia y qué cantidad darle. Si tiene una receta para
glucagón, enséñeles cómo inyectarlo.
 

También enséñeles sobre el azúcar alta

Deben conocer los síntomas—sed poco común, necesidad de orinar
frecuentemente, visión borrosa y falta de energía— y estar preparados para
tomar medidas de emergencia. Asegúrese de que sepan cómo medir el azúcar en
sangre, y si usted usa insulina, cómo y cuándo administrarla.
 

Coman juntos como familia

Las familias obtienen enormes beneficios emocionales cuando sus miembros
comen juntos de manera regular: más comunicación familiar, las personas comen
de forma más nutritiva y el comportamiento de los niños es mejor.Todo esto
significa que su hogar dejará de ser una guarida del estrés para convertirse en
un oasis armonioso.
 

Trabaje con su cónyuge para establecer
metas de salud

Recuerde que su cónyuge tiene un interés personal en mantenerlo
saludable. Decidan juntos qué esfuerzos hará usted para controlar mejor su
enfermedad, como dar una caminata diaria de 30 minutos después de cenar, o
llevar comida hecha en casa al trabajo. Si los dos fijan las metas en conjunto,
es menos probable que sus esfuerzos para manejar su padecimiento generen
resentimiento o discusiones. Por ejemplo, puede decidir que empezará por llevar
una ensalada todos los días al trabajo para comer. Si su cónyuge está al tanto
de esta idea, él o ella puede cerciorarse de que haya ingredientes frescos para
preparar la ensalada, buscar recipientes especiales que hagan más fácil el
traslado, o ayudarlo a preparar estas ensaladas por la noche.

¿Se siente fastidiado? Haga una cita
con la Policía de la Diabetes

Los miembros de la familia que constantemente ofrecen consejos no
solicitados o dan sermones respecto a cómo debería cuidar su salud, pueden
volverlo loco o simplemente deprimirlo. En vez de ignorar el problema (sobre
todo si vive con esa persona), invítelos a una comida o cena informal. Estar en
público puede evitar que estallen los temperamentos. Explíqueles tranquilamente
cuánto los quiere, y dígales que aprecia su preocupación. Luego, hágales saber
lo que le parecería útil y lo que no. Sea lo más abierto y sincero posible.Tal
vez desee escribir sus pensamientos con anticipación, para estar seguro de
cubrir todos los puntos.
 

Haga “citas” con usted para aliviar el
estrés

Si reduce sus niveles de estrés, su familia hará lo mismo. No importa si
usted es un adicto al trabajo o está jubilado, es igual de importante buscar
escapes para el estrés y el aburrimiento, que pueden crear sus propios tipos de
estrés. Ya sea que se trate de salir a caminar por la noche, tejer, leer o
asistir a una clase de yoga, haga tiempo para ello y sea constante. Le será más
fácil tratar los conflictos que surjan con calma y compasión.

Artículo anterior¿Cómo elegir el traje de baño ideal para el verano?
Artículo siguiente8 tips de maquillaje para el verano