Inicio Salud Dolencias Combinaciones Perfectas

Combinaciones Perfectas

468
0

Servir en el mismo plato ciertos alimentos puede aportar grandes beneficios a nuestra salud. Aquí, los consejos.

Desde hace muchos siglos los jardineros conocen los beneficios del cultivo combinado, en el que dos tipos diferentes de plantas —digamos, la albahaca y el tomate— crecen mejor juntos que por separado. En la actualidad, los científicos están descubriendo que lo mismo sucede con algunos alimentos y sus efectos en nuestro organismo.

Publicidad

A esto se lo llama sinergia alimentaria y sus beneficios son muy importantes, ya que ayuda a prevenir enfermedades graves como el cáncer, la apoplejía y las cardiopatías. “Al comer juntos ciertos alimentos, el cuerpo absorbe sus compuestos al mismo tiempo, así que circulan juntos a nivel celular”, señala la nutricionista estadounidense Elaine Magee, autora del libro Food Synergy (“Sinergia alimentaria”). “El brócoli y el tomate son un buen ejemplo. Si se consumen por separado, son muy saludables, pero si se comen juntos, su poder para combatir el cáncer se vuelve exponencial. Es como sumar uno más uno y obtener un resultado de cuatro”.

Valiéndose del ejemplo del brócoli y el tomate, John Erdman, profesor de Ciencia alimentaria y Nutrición humana en la Universidad de Illinois, explica cómo funciona esto en el organismo: los compuestos de azufre del brócoli activan enzimas que descomponen los carcinógenos, y es probable que el licopeno, que da al tomate su color rojo, prevenga la aparición de algunos cánceres, especialmente los de próstata, pulmón y estómago. ”Los tomates cocidos son mejores que los crudos. La cocción ligera es preferible, y añadir aceite aumenta aún más la absorción de los nutrientes”.

Combinaciones que preservan la salud

Menos miedo a las grasas. Nuestra relación con las grasas ha cambiado; hoy día, junto con los aceites buenos, ocupan un lugar en la mesa. Son necesarias para absorber los nutrientes de los alimentos frescos, y los expertos han descubierto que son esenciales para la absorción del licopeno y de los carotenos alfa y beta. Algunos alimentos saludables, como las zanahorias, deben consumirse con una fuente de grasa para absorber el betacaroteno, dice Wendy White, profesora de ciencia alimentaria y nutrición humana en la Universidad Estatal de Iowa. Si usted prefiere la ensalada sin aderezo, agréguele una porción pequeña de queso, palta o nueces, sugiere White. O prepare una pizza con una mezcla de rúcula, tomate, champiñones y queso feta.

El tofu y el té atacan los tumores.  Ciertos tipos de cáncer, como el de mama y el de próstata, son mucho menos frecuentes en los países asiáticos donde se suele comer tofu o queso de soja y tomar té verde, señala la nutricionista Elaine Magee. Investigadores que estudian el cáncer de mama dependiente de estrógenos en ratones hembras descubrieron que las sustancias fitoquímicas presentes en la soja reducían el crecimiento de tumores en un 23 por ciento, y que el té lo disminuía en un 56 por ciento. Juntos, en cambio, la reducían en un 72 por ciento.

Para reponer energía luego de hacer ejercicio.  Si el ejercicio lo ha dejado con hambre y cansancio, recupérese con un café con leche descremada y una rebanada de pan tostado con pasas. Juntos, la cafeína y los carbohidratos ayudan a los músculos a reponerse más rápidamente del ejercicio agotador, dice el profesor australiano John Hawley, experto en fisiología del ejercicio. La combinación de cafeína y carbohidratos permite almacenar hasta el 66 por ciento más glucógeno (la principal fuente de energía de los músculos) para usarla al día siguiente.

Combinaciones de alimentos y fármacos que hay que evitar. Algunos alimentos pueden alterar también la acción de los medicamentos en el cuerpo, y hay ciertas combinaciones que, en definitiva, se deben evitar. “Algunos antibióticos no se absorben bien si se toman con un vaso de leche o se mezclan con productos lácteos”, advierte el doctor Mark Naunton, profesor de farmacología en la Universidad de Canberra, Australia. “la leche también altera la absorción de los complementos de hierro”.

Los alimentos con alto contenido de grasas reducen notablemente la velocidad con que el estómago se vacía, así como el ritmo de absorción de algunos fármacos. “Sin embargo, ciertos medicamentos, como el antimicótico griseofulvina (que se suministra oralmente para el tratamiento de la tiña) surten mejor efecto si se ingieren con un alimento rico en grasas, ya que así pasan más tiempo en el estómago y su absorción es más eficaz”, señala Naunton.

Reduzca el daño

La sinergia alimentaria no se refiere sólo a hacer combinaciones nutritivas. También significa reducir el daño que causan los excesos ocasionales. He aquí algunos ejemplos:

¿Vino con una hamburguesa? Si usted cayó en la tentación de comer un alimento poco sano, el vino tinto puede reparar parte del daño. “Los polifenoles del vino tinto pueden reducir la circulación de oxicolesterol después de la absorción”, dice la investigadora italiana Fausta Natella. Se refiere a una peligrosa forma de colesterol oxidado presente en la comida frita y procesada. “El oxicolesterol puede causar aterosclerosis, y tiene también un efecto carcinogénico”. Cuando la experta analizó muestras de sangre de personas que bebieron vino luego de comer una hamburguesa con queso doble, observó una clara reducción del oxicolesterol (el consumo de vino, ya lo sabe, debe ser moderado).

Acompañe los alimentos fritos con un jugo de naranja. Las comidas ricas en grasas y carbohidratos, pueden causar estragos en el cuerpo, ya que producen inflamación y un aumento de la proteína SOCS3, la cual contribuye a la aparición de la diabetes tipo 2. “Es sorprendente, pero el jugo de naranja neutraliza este efecto”, comenta el doctor Paresh Dandona, director del Centro de Diabetes y Endocrinología del Oeste de Nueva York.

Cuidado también con…

El pomelo (y su jugo) puede interactuar mal con algunos medicamentos, pues bloquea las enzimas que controlan su absorción en el tracto digestivo, eleva la concentración de los fármacos en la sangre y aumenta el riesgo de efectos secundarios, dice el doctor Mark Naunton. Ciertos tipos de fármacos antihipertensivos, los ansiolíticos, las estatinas y el somnífero triazolam reaccionan con el pomelo. Pregúntele a su médico si debe evitar esta fruta.

Artículo anteriorSuflé de espinaca y parmesano
Artículo siguienteUn festín visual