Inicio Salud Alimentación ¿Qué tiene que ver la glándula tiroides con la energía?

¿Qué tiene que ver la glándula tiroides con la energía?

511
0

¿Sabías que la tiroides desempeña un papel crucial en el ritmo metabólico?

La tiroides es una glándula en forma de mariposa que pesa menos de 30 gramos y que está situada en el cuello justo por debajo de la nuez, con un ala a cada lado de la traquea. Su función más importante es la secreción de dos hormonas que desempeñan un papel crucial en el ritmo metabólico, es decir, la velocidad a la que el organismo transforma los nutrientes en energía.

Publicidad

Si el ritmo metabólico es ligeramente bajo, se experimenta una cierta lasitud; pero si desciende notablemente, todas las funciones orgánicas se retardan. En cambio, si el ritmo se acelera un poco por encima de lo normal suele producir una sensación de nerviosismo que se convierte en agitación, pérdida de peso  y claras alteraciones emocionales cuando la aceleración aumenta considerablemente.

Las dos hormonas que regulan el metabolismo son la tiroxina y la triyodotironina; de la cantidad total de triyodotironina con que cuenta el organismo, sólo el 20% se produce en la tiroides, el resto se forma en otros tejidos a expensas de la tiroxina.

Una de las pruebas más usadas por los médicos para evaluar el funcionamiento de la tiroides es medir el metabolismo basal, es decir, la cantidad de oxígeno que requiere el organismo para mantener sus funciones básicas estando en reposo. El metabolismo basal puede llegar a descender 40% por debajo de lo normal cuando la tiroides no funciona, o ascender de 60 al 100% cuando la glándula está produciendo hormonas en exceso. Sin embargo, si la tiroides deja de funcionar, puede no notarse ningún descenso del metabolismo durante algún tiempo, porque esa glándula es capaz de almacenar una cantidad de hormonas suficiente para suplir las necesidades del organismo de 1 a 3 meses.

¿A qué se debe el bocio?

Si no se le proporciona al organismo suficiente yodo, la glándula tiroides se ve en problemas para sintetizar sus hormonas, lo que se traduce en un engrosamiento de la glándula al que se llama bocio. Hay algunas regiones del mundo donde el yodo escasea y en las cuales es raro ver a alguna persona que no tenga bocio. La inflamación, que puede alcanzar el tamaño de una naranja, se debe a que, al no contar la tiroides con suficiente yodo, produce tan pocas hormonas que no alcanzan a detener la secreción de la hormona estimulante de la tiroides procedente de la hipófisis. En algunos casos la tiroides hipertrofiada segrega una cantidad de hormonas que es suficiente para satisfacer las necesidades del organismo.

Artículo anterior¿Qué significa realmente tener salud?
Artículo siguienteLa áspera canción del bacalao en cortejo