Inicio Salud Alimentación Claves para combatir los dientes sensibles

Claves para combatir los dientes sensibles

241
0

Enfrentá esta molesta afección con estos consejos.

Padecer de sensibilidad dental es, para algunos, sencillamente insoportable. Se trata un dolor agudo, producido por el desgaste de la superficie dental o retracción del tejido gingival (encías). Así, ingerir alimentos calientes, fríos, dulces o ácidos puede convertirse en una verdadera tortura.

Publicidad

Se calcula que entre el 9 y el 30 por ciento de la población adulta padece hipersensibilidad, la cual aumenta hasta los 40 años, es más frecuente en personas entre 20 y 30 años de ambos sexos.

En términos médicos, la doctora Laura Santamarina, presidente del Departamento de Comunicaciones de la Asociación Odontológica Argentina, explica que la estructura dentaria consta de una superficie inerte externa —el esmalte—, una prominente superficie interna —la dentina (que tiene prolongaciones nerviosas)—, y la pulpa, que contiene nervios, arterias y venas. “La sensibilidad dentaria es la reacción exagerada ante un estímulo sensitivo inocuo y surge de la dentina expuesta por una reacción ante estímulos químicos, térmicos o táctiles. Este dolor siempre es provocado y nunca espontáneo, y normalmente coincide con la duración del estímulo: si este se retira de la zona dental sensible, el dolor desaparece”, afirma la odontóloga. El dolor no debería durar más de 3 a 5 segundos.

¿A qué estímulos responde?

Sin haber un trastorno dental, una de las causas más frecuentes de su aparición tiene relación con la pérdida de esmalte por bruxismo, abrasión o erosión, y en pacientes que padecen alteraciones del tracto digestivo o vómitos recurrentes.

“La otra causa refiere a la retracción gingival provocada por enfermedad periodontal, el incorrecto cepillado y traumatismos. También existen tratamientos dentales que pueden iniciar o favorecer la aparición de los síntomas como restauraciones, prótesis o blanqueamientos”, concluye la especialista.

Los estímulos son normalmente los cambios térmicos —frío, calor—, ya sea en seco (aire) o en forma de líquidos (bebidas) o sólidos (alimentos).

También puede causar dolor la ingesta de bebidas azucaradas, ácidas y/o de bajo PH y el consumo de cítricos.

Tratamiento

La doctora Santamarina afirma: “Este problema debe ser evaluado por el odontólogo según el examen clínico, historia odontológica y los hábitos del paciente. Hay tratamientos que se realizan en el consultorio con agentes químicos desensibilizantes en dientes sanos y aquellos con restauraciones, en casos de pérdida de estructuras dentarias. También terapéutica ambulatoria en el hogar del paciente para reforzar el tratamiento del odontólogo”.

Entre las soluciones de uso doméstico podemos mencionar pastas dentales desensibilizantes, geles y enjuagues bucales con variadas fórmulas químicas.

Prevención

Usar un cepillo suave y cambiarlo cada 2 meses, aprender técnicas de cepillado correctas (apoyar el cepillo en 45° y moverlo en sentido circular o vertical (no en horizontal porque se propicia el daño en el esmalte).

Si fuera sensibilidad dental, las molestias deberían desaparecer alrededor de las dos semanas. De lo contrario, sólo podrá ayudarlo un especialista.

¿Tenés dientes sensibles? Compartí tus secretos para combatir este dolor con la Comunidad. Click aquí.

Artículo anteriorTortas negras y blancas
Artículo siguienteCita de John Lennon