Inicio Salud Alimentación Caléndula

Caléndula

203
0

La caléndula tiene flores grandes, parecidas a las margaritas, amarillas o anaranjadas. En la antigua Roma, la hierba se usaba para preparar un caldo que levantaba el ánimo. En la India, las alegres flores decoraban los altares de los templos.

Ubicación: Las plantas necesitan sol directo, pero toleran la media sombra. Prefieren una tierra moderadamante fértil, bien drenada.

Publicidad

Propagación: La caléndula es anual y se cultiva muy bien a partir de semillas.

Mantenimiento: En veranos cálidos, las caléndulas por lo general dejan de florecer. Quitá las flores muertas que ayudará a prolongar la floración.

Cosecha y almacenamiento: Cortá los pétalos cuando se haya secado el rocío y extendelos en capas delgadas sobre papel, lejos de la luz directa, en un lugar bien ventilado. Cuando estén secos, guardalos en recipientes herméticos.

Medicina natural Partes que se usan: las flores. Las flores de la caléndula tienen importantes propiedades antiinflamatorias locales y curativas en caso de lesiones. Para curar heridas, cortadas y quemaduras, aplicalas en forma tópica como ungüento, crema o infusión en aceite. La leve astringencia de la caléndula puede ayudar a detener el sangrado, en tanto que su efecto antibacterial ayuda a mantener el lugar de la herida libre de infecciones.Usá tintura de caléndula como un enjuague bucal para prevenir infecciones en las encías y úlceras bucales, así como una sustancia tópica antihongos para ciertos padecimientos de la piel. Tradicionalmente, las flores de caléndula se han ingerido para infecciones e inflamación del intestino, incluyendo úlceras estomacales y duodenales, asimismo como un remedio para tratar la inflamación de los nódulos linfáticos.

Artículo anteriorBioflavonoides
Artículo siguiente¿Cuánto sabés de ciencia?